1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

“Italia lo lamentará”

El primer ministro italiano, Romano Prodi, dimitió. ¿Y ahora qué? Del presidente Napolitano es ahora la tarea de consultar con dirigentes políticos acerca de cuál es la mejor opción.

default

El resultado de la moción de confianza en el Senado italiano

¿Cómo pudieron los políticos de centro izquierda aguantar cinco años de Berlusconi y defenestrar a Romano Prodi apenas dos años después de elegirlo?”, se cuestiona Gregor Hoppe, el corresponsal de Bayerischer Rundfunk un día después de que el primer ministro italiano perdiera la moción de confianza en el Senado italiano.

“En sus veinte meses en el poder, Prodi no ha hecho nada especialmente mal, exceptuando que acometió un gobierno liderando una coalición que iba desde el centro derecha hasta la izquierda”, comentaba la emisora estatal alemana Deutschlandfunk. Sin duda se puede criticar algunos puntos del Gobierno de Prodi, dicen otros analistas: no hubo grandes reformas –tampoco el tiempo y el apoyo para ellas-, il professore fue demasiado blando con los sindicatos y no supo aglutinar tras sí a su coalición.

Sin embargo, “los ingresos por recaudación de impuestos aumentaron, y Bruselas elogió su esfuerzo por controlar la deuda estatal. Las falsificaciones volvieron a ser un delito, se logró algunos éxitos en contra de la mafia, y la economía se revitalizó… y el ánimo generalizado en el país había dejado de ser `agarra lo que puedas´”, informa Hoppe, desde Roma.

¿Y ahora qué?

Lo cierto es que el primer ministro italiano, Romano Prodi tuvo que dimitir tras no superar una moción de confianza. Y el ex primer ministro y magnate mediático, Silvio Berlusconi descorchó inmediatamente la champaña, pues espera retomar las riendas políticas del país. ¿Y ahora qué?, es la pregunta. ¡Elecciones anticipadas, ahora!, exigen unos. Un gobierno de transición mientras se reforma el carcomido sistema político y electoral italiano antes de convocar a nuevas elecciones, piden los más moderados.

Conversaciones difíciles

El presidente italiano, Giorgio Napolitano, se reúne a partir de hoy con los dirigentes políticos del país con el fin de evaluar la situación, y decidir por cuál de las dos posibilidades optar. Según la Constitución, el presidente debe consultar a su partido y a los líderes parlamentarios, además de a ex jefes de Estado para hallar una salida a tanta turbulencia. Las conversaciones serán largas y difíciles, el consenso se hará esperar. El martes, Italia sabrá más acerca de su futuro inmediato.

Reformar el sistema

Los sondeos de opinión auguran a Berlusconi y su bloque de centroderecha la victoria, en caso de que las elecciones se celebrasen en un plazo de dos meses. Sin embargo, se sabe que el presidente Napolitano no es muy amigo de la idea de celebrar comicios anticipados bajo el complicado sistema electoral actual. Así que se especula con que habrá reformas antes de las nuevas elecciones.

Italien Ministerpräsident Romano Prodi tritt zurück Demonstration

Miembros de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, despiden a Prodi, en la crisis de febrero del 2007

Con el sistema actual –que el mismo Berlusconi ayudó a implantar- “nunca habrá estabilidad política en el país”, declaraba a Deutschlandfunk Siegfried Brugger, portavoz del pequeño Partido Popular de Sur Tirol. Por ello, aquellos que están cansados de la inestabilidad política de su país y a los que no convencen las promesas fáciles y el charme de prestidigitador de Berlusconi, centran sus esperanzas en una reforma del sistema. Sin embargo, con reforma o sin ella, Berlusconi se frota las manos. “Italia lo lamentará”, vaticina Hoppe.

DW recomienda