Irán y Grecia: dos preocupaciones comentadas en la prensa | La prensa opina | DW | 04.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Irán y Grecia: dos preocupaciones comentadas en la prensa

Grecia domina por enésimo día consecutivo los editoriales de la prensa europea, que sin embargo también le presta atención al conflicto en torno a Irán y a la figura del nuevo presidente del Banco Central Europeo.

Grecia sigue siendo la principal preocupación europea.

Grecia sigue siendo la principal preocupación europea.

Neue Osnabrücker Zeitung, de Osnabrück, Alemania: “Apenas han pasado cuatro semanas desde que los estadounidenses lanzaran al mundo la historia de que existían planes para asesinar a un diplomático saudita en Estados Unidos. Supuestos artífices: elevados círculos iraníes, que habrían utilizado a un exiliado y a narcotraficantes mexicanos como intermediarios. […] Poco después se filtraba un plan británico de apoyo castrense a Estados Unidos en caso de intervención en Irán. Y ahora los israelitas fantasean en público acerca de un ataque. Todo esto forma parte del ambiente de amenaza con el que se trata de ejercer presión en el enfrentamiento atómico con Teherán. Pero todo esto demuestra también que, después de las guerras en Irak y Afganistán, los militares occidentales buscan nuevos campos de acción y con ello renovar su ocupación.”

Die Presse, de Viena: “Un juego peligroso: si Israel, los británicos y Estados Unidos se unen contra Irán, la brecha entre árabes y persas que en los últimos meses no ha dejado de crecer podría cerrarse. Una vez más parece tratarse de una estrategia de distracción: la amenaza de guerra tiene como objetivo animar a quienes extienden su manto protector sobre Irán (China, Rusia) al menos a aceptar sanciones más duras. De lo contrario: se cierne el Apocalipsis”.

Clima sucio en la UE

Libération, de París: “Pongámonos por un momento en el lugar de los griegos. Su país está en la ruina. Su Gobierno es convocado al G-20 de Cannes –o Kanossa- como un lacayo del dúo germano-galo. Y se le obliga a esperar dos horas en la antesala. Después es devuelto a su bancarrota mientras tiene lugar una rueda de prensa en la que se decide el futuro de su país. Si quiere celebrar un referendo, se le dictará la pregunta. Si quiere dinero, tendrá que jurarle fidelidad a quienes en lo sucesivo gobiernen. […] En la UE reina un clima sucio. Las relaciones entre los Estados miembros se han vuelto peligrosamente brutales. Y eso pese a que pertenecen a un constructo político que fue creado precisamente para evitar estas viejas maneras de las relaciones internacionales, en las que los más fuertes dominan a los más débiles”.

La mirada puesta en italianos

Süddeutsche Zeitung, de Múnich: “La espiral sigue girando y lo hará cada vez más rápido hasta que Berlusconi no ahorre y reforme, o se le obligue a ello. Aquí se gesta el nuevo dilema: los líderes europeos no pueden increpar públicamente al mandatario porque con ello le echarían más leña al fuego de la especulación, por no hablar de que herirían grave e imperdonablemente el orgullo nacional de los italianos. Existe una sola persona capaz de forzar a Berlusconi a actuar o abandonar y es su compatriota Mario Draghi, el nuevo presidente del Banco Central Europeo. Draghi ya se encargó de redactar el plan de ahorro que Berlusconi presentó a Bruselas. Si el presidente se niega a implantarlo, Draghi le amenazará con no volver a comprar bonos italianos en caso de emergencia. Entonces tendrá que ceder el más débil”.

La Stampa, de Roma: “Buen golpe el de Draghi: empezar con una decisión rápida y valiente y hacerse así con el apoyo unánime del órgano de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), alemanes incluidos. Ya el FMI y la OCDE, y Estados Unidos tras las bambalinas, habían sugerido una bajada de los tipos de interés. Pero si no hubiera sido posible convencer a los representantes del Bundesbank, el nuevo presidente del BCE habría optado por postergar un mes más este recorte.”

LB/ dpa/ afpd

Editor: Enrique López Magallón