Inversionistas ven renuncia a la energía atómica como un obstáculo | Economía alemana | DW | 27.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

Inversionistas ven renuncia a la energía atómica como un obstáculo

El presidente de la Federación de la Industria Alemana (BDI), Hans-Peter Keitel, revela en una entrevista que los inversionistas siguen viendo el abandono de la energía nuclear como una traba para los negocios.

Schnell drehen sich Windenergieanlagen vor dunklen Gewitterwolken unweit dem brandenburgischen Jacobsdorf (Oder-Spree), aufgenommen am 01.07.2009. In Brandenburg wurden bis Ende 2008 etwa 2650 Anlagen mit einer Leistung von 3767 MegaWatt errichtet. Nur im Bundesland Niedersachsen stehen mehr Windenergieanlagen. Foto: Patrick Pleul +++(c) dpa - Report+++

¿Va el cambio de paradigma energético demasiado rápido para la industria alemana?

Este martes (28.6.2011), la Federación de la Industria Alemana (BDI) inaugurará un congreso entre cuyos objetivos figura estimular la inversión económica en el país. La selección de oradores promete propiciar el balance de perspectivas; al podio subirán personalidades contrastantes de la economía y la política alemanas como el ministro federal de Economía y presidente del Partido Liberal (FDP), Philipp Rösler; el otrora ministro de Finanzas y potencial candidato de los socialdemócratas para la próxima carrera por la jefatura de Gobierno, Peer Steinbruck; así como la jefa de fracción de Los Verdes y aspirante a la alcaldía de Berlín, Renate Kunast.
La emisora nacional alemana Deutschlandfunk, entrevistó al presidente de la BDI, Hans-Peter Keitel, sobre uno de los tópicos que garantizará la polarización de opiniones en el congreso en cuestión: el cambio decretado por el Gobierno de Angela Merkel en materia de abastecimiento energético y los efectos que el abandono acelerado de la energía atómica podría tener sobre la economía alemana como imán de inversionistas.
Chairman of the board of directors of German construction company Hochtief, Hans-Peter Keitel is gesturing prior to the annual balance press conference held in Essen, western Germany on Wednesday April 17, 2002.

Hans-Peter Keitel también es director de la compañía constructuora Hochtief.

Jürgen Liminski : Señor Keitel, es mucho lo que se decide esta semana para la industria alemana. Las leyes que darán carácter oficial al abandono de la energía nuclear y a su sustitución por fuentes de energía renovables se están redactando a toda velocidad para que se puedan discutir en el Bundestag. Este 27 de junio tuvo lugar una audiencia relacionada con la ley para el aceleramiento de la expansión de la red energética, una legislación importante para estimular la inversión económica en la estabilidad de las redes y los sistemas de abastecimiento de energía. ¿Cree usted que este cambio de paradigmas va demasiado rápido para la industria alemana?

Hans-Peter Keitel : La estabilidad del crecimiento económico que disfrutamos actualmente no durará para siempre. Tenemos que hacer todo lo posible para mantenerlo y asegurar los puestos de trabajo. Y para conseguir no basta renunciar a la energía atómica, una decisión a la que la sociedad y los partidos alemanes llegaron por consenso; es necesario saber cómo nos casaremos con las energías renovables y estar conscientes de la enorme tarea que implica este cambio de fuentes de abastecimiento. Debemos cuidar que ese cambio no se dé de una manera muy acelerada y temeraria.
Los Verdes decidieron este sábado (25.6.2011) que apoyarían la moción del Gobierno de coalición [integrado por la Unión Demócrata Cristiana (CDU), la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) y el Partido Liberal] de abandonar por completo la generación de energía atómica en el curso de los próximos once años. ¿Cree usted que el abastecimiento de energía pueda ser asegurado para que la economía alemana funcione sin sobresaltos?
Lo más importante es que se compruebe que existe unanimidad en esta materia para que, después de las próximas elecciones, no nos veamos envueltos en otro debate para volver a cambiar nuestras formas de abastecimiento energético. Ya veremos si las energías renovables son tan seguras, económicas y limpias. No sabemos lo que ocurrirá de aquí a tres, cuatro o cinco años. Por eso es importante que se instaure un proceso de monitoreo neutral, conducido por expertos, que supervisen constantemente las metas alcanzadas y los posibles peligros que corre el abastecimiento energético para que podamos cambiar de curso o corregirlo de ser necesario.
La cuestión energética es de vital importancia para todas las naciones industrializadas. ¿Qué se dice en los otros países del cambio en la política alemana de abastecimiento energético?
No quiero ocultar que nuestros amigos en el extranjero, sobre todo los europeos, no entienden la manera en que Alemania conduce su política energética en este momento. Y nosotros siempre debemos promovernos como socios confiables y predecibles en Europa.
¿Duda usted que el Gobierno alemán sea fiable en materia energética?
¡No! No se trata de que dude del Gobierno. Renunciar a la energía atómica es difícil, pero apoyaremos la estrategia del Gobierno porque somos parte de la sociedad alemana. Sin embargo, es necesario que los escenarios que describen nuestro cambio de fuentes energéticas sean predecibles, que demos la impresión de que podemos lograrlo y que ese cambio no traerá consigo trabas nuevas que obstaculicen las inversiones en el país. Y es que en Alemania invertimos muy poco. Necesitamos un marco de condiciones confiables que estimle las inversiones.
¿En qué áreas de la industria se debería invertir más?
Como industria invertimos más de 200.000 millones de euros el año pasado; ese dinero se dirige ante todo hacia el ámbito que la industria necesita para la producción. En esta área necesitamos más inversiones y, por desgracia, en el estudio desarrollado por la Federación de la Industria Alemana que se presentará este 28 de junio en Berlín, constatamos que el cambio de fuentes energéticas en Alemania es percibido como un obstáculo para las inversiones. Tenemos que hacer más inversiones estatales en infraestructura. Y el sector privado está dispuesto a cooperar con el Estado en sociedades mixtas para conseguir ese aumento de inversiones.
Autor: Jürgen Liminski / DLF / ERC
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda