Inundación en Buenos Aires “es una tragedia sin precedentes” | América Latina | DW | 03.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Inundación en Buenos Aires “es una tragedia sin precedentes”

Autoridades argentinas cifran en al menos 46 los fallecidos tras la tormenta que dejó 400 milímetros de lluvia en apenas unas horas.

Una tormenta que ninguna ciudad hubiera soportado afectó a Buenos Aires, especialmente a la ciudad de La Plata, de 650.000 habitantes y ubicada 50 kilómetros al sur de la capital de Argentina, dejando miles de afectados, la ciudad inundada y una cifra de muertos que no para de subir. En doce horas cayeron 400 milímetros de lluvia, algo jamás visto en la ciudad.

Debido a la rápida subida de las aguas, muchas personas no tuvieron más opción que trepar a los árboles o a los techos de sus casas. En algunos barrios el nivel del agua alcanzó el metro y medio de altura. Atrapados por sorpresa, otros quedaron dentro de sus vehículos y esperaron por horas por ayuda. Los equipos de rescate estaban colapsados.

El gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, calificó el hecho como “una tragedia sin precedentes y de consecuencias gravísimas”. La autoridad agregó que la lluvia fue una “trampa fatal” que debido al enorme “volumen de agua caída en tan poco tiempo no dejó escapar” a la gente. Un total de 2.200 personas fueron evacuadas, pero otras decenas quedaron abandonadas a su suerte.

Bomberos evacuan a una persona atrapada en su casa tras la inundación.

Bomberos evacuan a una persona atrapada en su casa tras la inundación.

A medida que las aguas empezaron a ceder, quedó en evidencia la destrucción que dejó a su paso. No solo vehículos volcados o arrastrados hasta posiciones insólitas, casas destruidas o árboles arrancados de raíz, sino lo más terrible: cuerpos de personas que no alcanzaron a ponerse a salvo.

Horas dentro del auto

“Es un drama. Ahora nos vamos encontrando con la peor situación”, dijo Scioli en horas de la tarde del miércoles (043.04.2013), cuando la cifra oficial de fallecidos llegaba a los 35, aunque medios como La Nación la cifraban ya en 46.

"Estamos en un auto con un bebé de diez meses, estamos inundados, no tenemos más batería, sin poder movernos y no viene nadie", denunciaba Vanesa Silleta, quien quedó aislada con su hijo y dos familiares dentro de su auto. "Un montón de autos están en la misma situación", afirmó en la mañana del miércoles en conversación telefónica con una radio y un canal de televisión.

"Desde ayer que no comemos, no podemos ir al baño, nada. Estamos acá adentro sin poder movernos. Llamo a Defensa Civil y a la Policía y nadie me atiende. Estuvimos llamando mil veces; nos dijeron que nos iban a mandar ayuda pero no vino nadie", aseguró.

El jefe del bloque de diputados bonaerenses de la Unión Cívica Radical (UCR), Ricardo Jano, estuvo más de doce horas atrapado en una gasolinera. "Acá hay más de medio metro de agua y a mi auto creo que se lo llevó el arroyo. Estoy en el auto de mi hija y el agua llega al volante”, relató el legislador, que había ido al lugar a auxiliar a su hija.

DZC (dpa, Reuters, La Nación, Clarín)

DW recomienda