Integración de inmigrantes: loas y latigazos | Alemania | DW | 06.11.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Integración de inmigrantes: loas y latigazos

En la tercera Cumbre de Integración convocada por el Gobierno alemán se midió avances y se habló de ambiciosos objetivos. El Gobierno parece satisfecho con el balance, las organizaciones de inmigrantes no tanto.

default

La canciller Merkel, la subsecretaria de Integración, María Böhmer, y el ministro de Trabajo, Olaf Scholz

Para medir el efecto de las diversas medidas implantadas para fomentar la integración de los extranjeros, por invitación de la canciller alemana, Angela Merkel, se reunieron en Berlín 140 representantes del gobierno, de las regiones y de las organizaciones activas en el campo de la migración y los derechos de los migrantes. Se trataba de hacer un balance del Plan Nacional de Integración puesto en marcha hace apenas un año por el actual Gobierno.

Alemania cuenta con unos 15 millones de personas que tienen un origen extranjero, un trasfondo migratorio. Según el Gobierno alemán, si bien para ellos el último año ha traído avances, queda bastante por hacer. “Integración tiene que desembocar en la participación, en tomar parte activa y ampliamente en la sociedad. Trátese de los puestos de formación profesional, de las plazas universitarias o de cargos de responsabilidad en el campo político y civil; en todos ellos debe haber el mismo porcentaje en la población inmigrante que en la alemana. Los migrantes pertenecen a nuestra sociedad”, enfatizó la canciller. En una sociedad que hasta hace poco se negaba a ver a sus inmigrantes, esta aseveración podría ser calificada ya como avance.

Objetivos verificables

Para que no quede en buenas intenciones, la canciller propone objetivos cuantificables y verificables: Que en el 2012, todos los niños ingresen a la escuela, sabiendo hablar alemán es, por ejemplo, uno de los objetivos verificables. Hasta el momento, sólo en un 50 por ciento de los planteles preescolares se ofrecen programas para fomentar el aprendizaje del idioma del país. En el mismo plazo, la deserción escolar debe ser reducida a la mitad y el nivel de instrucción de los escolares extranjeros debe ser idéntico al de los alemanes.

Una mirada crítica: ¡siga leyendo!

DW recomienda