1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Inmigrantes en Alemania se sienten amenazados por populismo

Los extranjeros residentes en Alemania se sienten amenazados por la política del primer ministro del estado federado de Hesse, Roland Koch, y han enviado una carta a la canciller alemana, Angela Merkel, para protestar contra el modo con el que éste pretende frenar la creciente delincuencia juvenil.

Un grupo que aglutina a más de cien asociaciones de inmigrantes en Alemania ha escrito esa carta publicada en la edición del jueves del diario alemán "Frankfurter Rundschau" en la que se advierte que la propuesta de la Unión Cristiano Demócrata, a la que pertenecen Merkel y Koch, de endurecer la ley para poner freno a la delincuencia juvenil y sobre todo, a la provocada por jóvenes extranjeros, puede provocar una seria división de la sociedad alemana.

Según ellos, en Alemania, se apunta siempre a los extranjeros cuando se trata de actos delictivos protagonizados por los jóvenes y las palabras de Koch son de un enorme populismo.

El democristiano Koch, que se enfrenta las elecciones del próximo 27 de enero, ha centrado su campaña en la lucha contra la delincuencia, principalmente la cometida por jóvenes extranjeros y está dispuesto a acelerar los juicios contra delincuentes, endurecer las leyes para reducir la violencia y para que sólo los extranjeros que cumplan "las normas de Alemania" permanezcan en el país.

"Por la campaña electoral se están produciendo estragos donde se necesitaría un diálogo abierto, constructivo y que buscase la solución", escribieron los inmigrantes en su carta. En su opinión "el éxito en la campaña elecoral no compensa si para ello hay que volver a fomentar los prejuicios".

También la Comunidad Turca en Alemania (TGD) apeló hoy al Presidente del país, Horst Köhler, para que actúe en el debate y lo redirija. "Tenemos miedo de que políticos populistas fomenten el resentimiento y allanen el camino para nuevos delitos" contra los inmigrantes, dijo el mismo.

Tal es la indignación de los turcos, que forman una comunidad de más de 1,7 millones de personas en Alemania, que el presidente de la TGD, Kenan Kolat, instó hoy a todos los electores de Hesse, en el centro del país, a que no voten a Koch en las próximas elecciones.

Según él, las palabras de Koch, sus ideas el endurecimiento de leyes y la necesidad de crear centros de corrección para los jóvenes delincuentes llevan claramente a la fragmentación de la sociedad.

La propuesta de los democristianos ha provocado un fuerte y encendido debate en Alemania, no sólo por parte de las organizaciones de inmigrantes, sino también del socio de los democristianos en el gobierno, el Partido Socialdemócrata (SPD), que considera que esa reacción es "desproporcionada" y obedece a una campaña "populista de derechas".

La política se muestra fuertemente preocupada por el aumento de la violencia juvenil en el país, pues en las últimas tres semanas hubo un aumento de denuncias de golpizas provocadas por grupos de jóvenes.

En uno de ellos la semana pasada, siete jóvenes de entre 17 y 21 años hirieron de gravedad a golpes a un maquinista de un tren en Fráncfort. La mayoría de la banda era de origen extranjero.

La ministra de Justicia del país, la socialdemócrata Brigitte Zypries, subrayó hoy en una entrevista con el canal público de televisión alemana ARD que es cierto que existe un problema con la delincuencia juvenil en el país, pero rechazó tajantemente que la solución sea endurecer las leyes.

Según ella, la opción correcta es ofrecer a los jóvenes "mejores oportunidades de educación, integración y trabajo".

También la mayoría de la población alemana, el 55 por ciento, según una encuesta publicada por el canal de televisión alemana N24 rechaza aplicar un drástico endurecimiento de las leyes.

Del mismo modo, la comunidad judía está preocupada por la repercusión que puede tener ese debate. Así, Charlotte Knobloch, presidenta del Consejo Central de los Judíos en Alemania, advirtió de que la extrema derecha podría utilizar la coyuntura del debate y no en vano, ayer mismo, el partido neonazi alemán NPD alabó efusivamente la idea de Koch de acelerar y facilitar la expulsión del país a los jóvenes delincuentes de origen extranjero. (dpa)