1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Inmigración: manzana alemana de la discordia

Alemania figura en la escala de popularidad por delante de Estados Unidos. El número de personas que quiere vivir, estudiar o trabajar aquí crece. Por eso sorprende que Alemania no tenga una ley de inmigración.

En 2013, 1,2 millones de inmigrantes llegaron a Alemania. Si se resta el número de personas que abandonaron el país en el mismo año, el resultado final es un incremento de 430.000 personas. Esta tendencia continúa creciendo. ¿Necesita Alemania una reforma migratoria?

No hay consenso



Las opiniones varían, incluso dentro de los partidos de la coalición de gobierno (CDU/SPD/CSU). Según el ministro del Interior, el conservador Thomas de Maizière, no se necesita una reforma migratoria. Según de Maizière, las normas legales existentes son suficientes para dar cabida a los inmigrantes.

Los Verdes, uno de los dos partidos de oposición en el Parlamento, creen, por el contrario, que Alemania sí necesita una ley para regular la inmigración y dar seguridad jurídica a los inmigrantes. Katrin Göring-Eckardt, una de los dos cabezas de Los Verdes, ha instado al Gobierno de Merkel a crear un "nuevo fundamento jurídico" para la inmigración.

Por su parte, Thomas Oppermann, jefe de la fracción socialdemócrata en el Bundestag, está a favor de un sistema de puntuación similar al aplicado en Canadá. Oppermann ha recibido el respaldo de Sigmar Gabriel, jefe del SPD. En un artículo publicado recientemente en el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), Oppermann llamó a introducir una ley que defina cuáles inmigrantes necesita Alemania y cuáles no.

Pero otros socialdemócratas, como la jefa de Gobierno del estado federado de Renania del Norte Westfalia, Hannelore Kraft, advierten que un crecimiento de la inmigración aumentaría la presión sobre los salarios y exigen, en cambio, más medidas de cualificación para desempleados alemanes.

Unión cristianodemócrata dividida sobre la inmigración

Solo el partido bávaro Unión Cristiano Social (CSU) tiene una postura clara frente a una reforma migratoria. "Si a un país llega un millón de inmigrantes al año, no necesitamos una ley con más inmigración", dijo en Passau el jefe del partido CSU Horst Seehofer, quien también rechaza, categóricamente, toda acogida de refugiados de Kosovo y Albania.

Trabajadores extranjeros en Alemania.

Trabajadores extranjeros en Alemania.

Pero en la Unión Cristiano Demócrata (CDU) hay otras posturas: su secretario general, Peter Tauber, por ejemplo, pidió un control de la inmigración legal. Lo importante para Tauber es emitir el mensaje de que los inmigrantes son bienvenidos en Alemania. Al fin y al cabo, Alemania necesita inmigrantes cualificados para compensar el declive demográfico de la población. Una propuesta que es rechazada por varios miembros de su partido. Por su lado, el Consejo Económico del partido de Merkel propone un sistema de puntos para la migración, mientras la canciller estudia el curso del debate, y calla.

Sí a la inmigración, pero sin nueva ley

Pero este debate ha producido una coincidencia sorprendente entre el Partido de Izquierda y los representantes empresariales. Ambos están a favor de la inmigración, pero rechazan, de plano, una nueva reforma. “Nos oponemos a un sistema de puntuación para la inmigración porque lo que debe primar son los derechos humanos y no la utilidad de una persona para el mercado laboral”, dice Sevim Dadgelen, del partido La Izquierda.

La economía alemana necesita la inmigración, expresan, por otra parte, sus representantes, aunque no consideran necesaria una reforma. Según el Presidente de la Cámara de Industria y Comercio Alemana (DIHK), Eric Schweitzer, dos tercios de los inmigrantes proceden de países de la UE, por lo que no se necesita ley ninguna. Para el resto de los inmigrantes hay suficientes reglas que se pueden mejorar”. Según Schweitzer, "lo que en Alemania necesitamos es un debate abierto".