1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Inmensa resonancia de productos biológicos en Alemania

El perfil del consumidor en Alemania ha cambiado últimamente. Mientras antes lo más importante era la protección del Medio Ambiente hoy lo primordial es que los productos sean “saludables”, no importa de donde vengan.

default

Productos "bio" alemanes y "exóticos".

Más del 75% de los consumidores en Alemania expresan “disposición” de comprar productos biológicos. Este es el resultado de una encuesta publicada por la empresa consultora Ernst & Young. La misma encuesta dice además que incluso el 38% de los alemanes estaría dispuesto a pagar más del 10% del precio corriente para obtener productos cultivados por medios naturales y sin la utilización de herbicidas.

Las hortalizas, las frutas y las carnes son los productos biológicos más apetecidos por el público alemán. Pero aunque la disponibilidad de los alemanes por los productos naturales es grande, la verdad es que sólo un 37% de ellos compra realmente productos no tratados con sustancias químicas. Los expertos creen que ello se debe a que la oferta en Alemania aún es insuficiente, además de que muchos no tienen una idea clara de qué es realmente un producto “bio”.

¿Son los productos biológicos mejores que los demás”

Pero mientras la bioagricultura promociona cada vez más y mejor sus productos, hay otros que afirman que los productos bio no son mejores, como lo afirma Detlef Reepen, del Instituto alemán de Examen de Productos, Stiftung Warentest.

“Los productos alimenticios biológicos no son mejores que los cultivados convencionalmente”, dice lacónicamente un comunicado del Instituto alemán de Examen de Productos. “Si es cierto de las hortalizas y las frutas biológicas son libres de herbicidas, las carne contienen, a menudo, agentes contaminadores”, agrega Reepen.

Consumidores puestos a prueba

Claro es que, por ejemplo, las zanahorias biológicas saben mejor que las producidas en masas y su aroma recuerda a los productos agrícolas originales cultivados en el campo limpio de antes. El problema está en que en pruebas a ciegas, la mayoría de los consumidores preguntados no logra diferenciar las unas de las otras, por lo que los expertos creen que se trata más bien de una “elección subjetiva”.

Aunque, según Detlef Reepen, “los efectos de los herbicidas en el cuerpo humano no están completamente estudiados, lo cierto es que es más seguro alimentarse con productos biológicos libres, por lo menos en su mayor parte, de sustancias químicas”.

Si lo dice el sello…

¿Pero tienen los tomates provenientes de España o Italia un valor sanitario mayor que los cultivados en Alemania? Todos los productos biológicos son sometidos a estrictos controles, sea en Alemania, España o América Latina. “Así que si dichos productos llevan el sello oficial que los cataloga como ‘biológicos’, está garantizado de que no fueron ni cultivados ni tratados con químicos que dejen residuos”, dice Reepen.

Pero es que el perfil de consumidor “verde” en Alemania ha cambiado en las dos últimas décadas. Si para los ecologistas alemanes pioneros lo primordial era la defensa del Medio Ambiente y la protección de los animales, a los “clientes bio” de hoy lo que más les interesa es una alimentación saludable.

Conciencia ecológica en disyuntiva

A la mayoría de los consumidores modernos pareciera importarle más que las manzanas que come son “biológicas”, olvidando que, a menudo, esas frutas han tenido que ser transportadas miles y miles de kilómetros causando altos consumos de combustibles y generando altas cantidades de óxido de carbono.

Sea como sea, el sector de producción y comercio de productos biológicos vive un auge en Alemania y la industria producirá lo que los consumidores pidan.

DW recomienda