1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Informe sobre caso Menezes de Comisión Independiente

La Comisión Independiente de Quejas a la Policía (IPCC, siglas en inglés) publica hoy su informe sobre el caso del brasileño Jean Charles de Menezes, quien el 22 de julio de 2005 fue acribillado a tiros por agentes que lo confundieron con un terrorista suicida.

La publicación de este documento fue retrasada a la espera de que terminase el juicio contra Scotland Yard por violar la Ley de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que obliga a la Policía a velar por la seguridad incluso de quienes no son sus empleados.

La semana pasada, un jurado del tribunal de Old Bailey, en Londres, declaró culpable al cuerpo policial por violar esa ley.

El informe, que se divulgará hoy, fue utilizado en el proceso judicial contra las fuerzas del orden, pero se espera que se puedan conocer más detalles del suceso.

Las conclusiones del IPCC sobre el trágico suceso pueden añadir más presión sobre el comisario jefe de la Policía Metropolitana de Londres (también conocida como Scotland Yard), sir Ian Blair, para que dimita, si bien éste se ha negado a presentar su renuncia.

Ian Blair recibió ayer un voto de censura de miembros de la Asamblea del Ayuntamiento de la capital británica.

El IPCC, que entrevistó a testigos, espera informar de los serios problemas de comunicación entre los distintos mandos de la Policía la mañana del 22 de julio de 2005, cuando Menezes murió en la estación de metro de Stockwell, al sur de Londres.

A principios de este año, la Fiscalía británica decidió no procesar a ningún agente en particular por la muerte del joven, sino que optó por acusar a todo el cuerpo policial por violar la Ley de Seguridad e Higiene en el Trabajo, de 1974.

El brasileño, de 27 años, llegó a recibir hasta ocho tiros (siete en la cabeza y uno en el hombro) al ser confundido con Hussain Osman, uno de los terroristas de los atentados fallidos del 21 de julio de 2005 (21-J) contra la red de transporte de Londres.

Estos ataques fueron copia de los cometidos el 7 de julio de 2005 (7-J) contra el metro y un autobús urbano, en los que murieron 56 personas -cuatro de ellas los terroristas suicidas- y unas 700 resultaron heridas.