1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Informe de la Paz 2009: los conflictos no se acaban con más soldados

Cinco institutos alemanes especializados en la búsqueda de solución a conflictos emiten su informe anual: el efecto de la potencia militar está sobrevalorado. La credibilidad de los negociadores es un factor decisivo.

default

Expertos en solución de conflictos y búsqueda de la paz presentan su informe.

Una vez al año, cinco institutos alemanes líderes en la Investigación de la Paz emiten un informe que enfoca guerras y conflictos actuales y propone posibles soluciones. Su edición 2009 fue presentada en Berlín. En sus 300 páginas, los investigadores critican la sobrevaloración del potencial militar como solución y exigen, en su reemplazo, mayor intervención internacional en el fortalecimiento de estructuras estatales. Los conflictos en Paquistán y Afganistán, así los expertos, se originan precisamente en la carencia de estructuras de Estado de derecho y en la difundida corrupción.

Sólo el desarrollo político ayuda en Afganistán

¿Cómo se acaba con las guerras?, se preguntan los investigadores en su informe y como primer ejemplo analizan Afganistán. La deplorable situación de inseguridad no es más que un síntoma del problema real, que es el retroceso del desarrollo político y la falta de estructuras estatales. Más fuerza militar no va a ayudar, de ello está seguro Jochen Hippler, del Instituto para el Desarrollo y la Paz de la Universidad de Duisburgo.

Friedensgutachten 2009 Friedensforscher Jochen Hippler

Jochen Hippler, del Instituto para Desarrollo y Paz de la Universidad de Duisburgo

“Necesitamos personal, estrategias que sirvan para crear al fin la base social que falta en Afganistán. En parte, mediante las tropas internacionales, estamos defendiendo un Estado que en amplias partes del territorio no existe y que en muchas regiones del país se percibe como una plaga por su corrupción, por su apoyo a los comandantes locales o por su represión”, critica Hippler y ejemplifica el vacío político y la falta del confianza en el Estado con la historia de una viuda a quien su cuñado le quitó el terreno donde vívía con sus hijos. El juez falló a favor del cuñado, dejándola en la calle: el cuñado había pagado más soborno.

El vacío estatal un campo de cultivo

En un vacío estatal como éste, rebeldes como los talibanes cobran mayor importancia, opina Hippler. Los recursos miliitares pueden servir para ganar tiempo, pero no llenan el vacío. El éxito o el fracaso de la estrategia en Afganistán depende del fomento de la creación de estructuras estatales legítimas –tanto a nivel local como regional-, opinan los expertos.

En la corriente de Estados Unidos

Lo contrario es lo que sucede: la comunidad internacional nada en la corriente de la estrategia del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que pretende un incremento de las tropas. Esto sólo tendría sentido si apoyaran la construcción de un Estado en vez de intentar compensar con soldados la falta de estrategia política. El desarrollo forzado de las fuerzas de seguridad afganas tampoco es una solución, opina Hippler, pues “en la vecina potencia atómica Paquistán hay 950.000 soldados y no hay estabilidad”. La estabilización de Paquistán debería, según los expertos, tener prioridad en la lista de objetivos políticos en la región.

¿Y cómo debería reaccionar la comunidad internacional ante Corea del Norte en cuanto a los recientes ensayos nucleares? “Se trata de un régimen altamente autista y patológico”, opina Andreas Heinemann-Grüder, del Bonn International Center for Conversion, que ve muy poco probable que se pueda ejercer influencia desde fuera.

“Aparte de crear nuevos incentivos, hay que poner en práctica más consecuentemente los acuerdos ya existentes; existe la resolución 1718 de Naciones Unidas que prevé una serie de sanciones que no han sido llevadas a la práctica sobre todo por China y Rusia”, opina Heinemann-Grüder y añade: “Hay que lograr que China y Rusia remen en la misma dirección; para ellas los últimos sucesos han sido probablemente también una llamada de alerta”.

Por último, la credibilidad de los negociadores desempeña un papel muy importante en la solución de conflictos, opinan los expertos: si Estados Unidos ratificara el Tratado de No Proliferación de Armas Atómicas y llevara a la práctica en su propio territorio lo que exige a Corea del Norte, negociar sería más fácil.

Autor: Nina Werkhäuser/Mirra Banchón
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda