1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

¿Inestabilidad económica tras el referéndum italiano?

Tras la victoria del No en el referéndum, la dimisión del primer ministro italiano, Mateo Renzi, aumenta también la presión sobre los bancos.

Primero las buenas noticias:eEn contra de los temores de muchos, los mercados financieros se mantuvieron tranquilos este lunes. Los índices de las principales bolsas de valores de Londres, Fráncfort y París anotaron en positivo y las pérdidas de la bolsa de Milán ni siquiera fueron tan graves, con menos del 1%. También se mantuvo estable la rentabilidad de los bonos italianos a diez años, con un 2%.

Al parecer, los inversores no quedaron nada sorprendidos por el No en el referéndum constitucional italiano y  la dimisión de Matteo Renzi. ¿Todo bien entonces? No del todo. Los viejos problemas continúan y el país parece estar aún más lejos de la solución. Sobre todo los bancos,  que están sumergidos bajo una montaña de créditos tóxicos, que alcanza los 360.000 millones de euros, según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

¿Dónde están los millones?

Dos de los mayores bancos del país, el líder de la industria Unicredit y Monte dei Paschi di Siena (MPS), pretenden captar miles de millones en las próximas semanas para aumentar capital. Necesitan dinero para librarse de los créditos tóxicos, pero buscar inversores ahora podría ser aún más difícil. Precisamente las acciones de los bancos fueron las que más perdieron en  la bolsa de Milán este lunes.

MPS necesita cinco mil millones - casi nueve veces más que el valor actual del banco en el mercado. Por su parte, Unicredit espera recaudar hasta 13.000 millones, cantidad similar a su valor de mercado actual. Con tanta presión, MPS pretendía obtener el capital antes de final de año y presentar esta semana posibles inversores. "Pero creemos que el voto por el No dificultará que el Monte dei Paschi encuentre inversores”, explican los analistas del banco de inversiones Morgan Stanley.

De acuerdo con los expertos, algunos inversores iban a reunirse este lunes para discutir las opciones. Si el banco no consigue el dinero, probablemente tenga que recurrir al Estado italiano. Pero tampoco será tarea fácil, con una deuda que llega al 130% del Producto Interior Bruto. "Aun así no deberíamos preocuparnos demasiado", explica Carsten Brzeski, economista jefe del Banco ING Diba. "La deuda soberana italiana está principalmente en manos de italianos y no creo que vendan sus bonos." Además, las tasas de interés siguen muy bajas. "Por tanto, es posible cubrir la deuda", dijo Brzeski de DW.

Matteo Renzi anuncia su dimisión al frente del Gobierno italiano tras fracasar en el referéndum constitucional.

Matteo Renzi anuncia su dimisión al frente del Gobierno italiano tras fracasar en el referéndum constitucional.

¿Nueva crisis de la zona euro?

Brzeski también se muestra optimista en caso de que el próximo Gobierno italiano esté dirigido por un tecnócrata, un profesional apoyado por una base amplia de todos los partidos en el Parlamento. "Un Gobierno de tecnócratas podría hacer frente a importantes reformas en el sector bancario, tal vez incluso mejor que Renzi”, explica.

Antes del referéndum se especulaba sobre el No y sobre cómo la retirada de Renzi podría sacudir toda la zona euro. Pero los mercados financieros también se mantuvieron tranquilos  y solo hubo una breve bajada del euro. Ahora, los inversores esperan la reunión del Consejo del Banco Central Europeo (BCE) de este jueves. "Podría tener mayor impacto en los mercados que el referéndum", dice Brzeski.

Sin embargo, hay peligro de que la situación de Italia debilite a toda la zona euro, teme Marcel Fratzscher, jefe del Instituto de Investigación Económica de Alemania (DIW) de Berlín. "Me preocupa que Italia sea la primea ficha del dominó hacia una Europa más débil, con menor crecimiento y mayor inestabilidad en los mercados financieros”, explica. La presión no es solo para Italia sino para toda la zona euro, continúa. Y para poner fin a la actual crisis, los Gobiernos de la zona euro deberían desarrollar una estrategia común que genere más crecimiento y reduzca el desempleo. "Eso solo es posible con una cooperación mayor y mejor. Y también significa que Alemania debería aceptar su responsabilidad con Europa”, concluye Fratzscher.

DW recomienda