1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Indonesia ejecuta a ocho personas por narcotráfico

Después de que fracasaran todas las peticiones de clemencia, ocho presos acusados de narcotráfico, incluido el brasileño Rodrigo Gularte, fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento en Indonesia.

Los reos fueron ajusticiados en la isla de Nusakambangas, horas después de despedirse de sus familiares y tras expirar las 72 horas de plazo desde que la Fiscalía ordenara el sábado pasado que se aplicara sus sentencias de muerte. Así lo aseguraron hoy (28.04.2015) los diarios The Yakarta Post y The Yakarta Globe.

De los nueve condenados, ocho fueron ejecutados. Se desconocen los motivos por los cuales una mujer filipina, también sentenciada a muerte, no fue presentada en el último momento ante el pelotón de fusilamiento. Los condenados eran en su mayoría extranjeros. Además del ciudadano brasileño y la mujer filipina, la sentencia afectaba a cuatro nigerianos, un ghanés, dos australianos y un indonesio, a quienes, según se informa, se les aplicó la pena capital, pese a los reiterados reclamos de diversos gobiernos y organismos internacionales.

"Hecho grave" en la relación bilateral

La ejecución de un brasileño en enero, condenado por los mismos cargos, llevó a que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, no aceptara las credenciales del embajador indonesio en Brasilia. El Gobierno brasileño redobló desde entonces sus esfuerzos para evitar la ejecución de Rodrigo Gularte. Hoy, el Gobierno de Rousseff manifestó su "profunda consternación" por la ejecución de Goularte y lo consideró un "hecho grave" en la relación bilateral.

En una nota oficial, el Gobierno lamentó que Indonesia ignorara las cartas de Rousseff solicitando la conmutación de la pena, aduciendo como razón el cuadro de esquizofrenia que sufría Goularte. Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Australia advirtió que la ejecución de la pena contra dos de sus ciudadanos tendría consecuencias.

Amnistía Internacional condenó la ejecución de las ocho personas, un hecho que muestra por parte de Indonesia una completa "falta de observación de lo establecido internacionalmente en materia de derechos humanos". La institución instó en una nota oficial a que el presidente indonesio, Joko Widodo, abandone los planes de llevar a cabo nuevas ejecuciones e imponga una moratoria sobre las sentencias ya dictadas como primer paso para abolir la pena de muerte en el país.

MS (efe/afp)

DW recomienda