1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Imprevisibles consecuencias del escándalo Siemens

Siemens, una de las compañías insignia de Alemania, con una tradición de 160 años, lucha por limpiar su reputación mancillada desde que saliera a la luz un sistema de pagos para conseguir o acelerar licitaciones en el país y en el extranjero. El mayor riesgo lo corre Siemens en Estados Unidos, donde la entidad de supervisión bursátil SEC podría dejarla fuera de las licitaciones públicas, además de aplicarle multas millonarias.

El grupo electrónico alemán se apresta a celebrar largas negociaciones con las autoridades de Estados Unidos. Aún no sabe cuánto dinero le costará limpiar su nombre. “Creemos que las conversaciones se extenderán por varios meses. Pero nuestro comportamiento valdrá la pena", se manifestó confiado Peter Solmssen, miembro de la junta directiva encargado de la lucha anticorrupción dentro de la empresa. Hasta ahora, Siemens ha desembolsado 1.800 millones de euros (2.800 millones de dólares) en multas y gastos de abogados. El presidente de Siemens, Peter Löscher, admitió, por su parte, que subestimó la magnitud del entramado de corrupción en la empresa cuando asumió el cargo a mediados del año pasado.

"Cuando asumí la responsabilidad no tenía noción de la magnitud y la amplitud de todo esto", señaló Löscher, al presentar las cifras del grupo del primer trimestre de 2008, que cayeron en un 67 por ciento y echan por tierra las previsiones anuales de la empresa. Un informe independiente presentado el martes al consejo de vigilancia constató la existencia de "prácticas improcedentes" generalizadas y violatorias de normas anticorrupción a nivel nacional e internacional.