Impresoras 3D: la nueva revolución industrial | Ciencia y Ecología | DW | 17.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Impresoras 3D: la nueva revolución industrial

Las posibilidades de la tecnología de las impresoras 3D son ilimitadas. Una mediana empresa de Múnich desarrolla desde hace casi 25 años aplicaciones en diversas áreas, y con mucho éxito.

Hans Langer, además de físico, es un empresario con grandes visiones. Hace más de 25 años fundó una empresa en un área que está cobrando cada vez más importancia. Se trata de la producción de partes industriales en tres dimensiones con impresoras 3D. “El nombre del concepto es Additive Manufacturing, es decir, Proceso de producción en capas”, explicó Langer a Deutsche Welle.

La diferencia con las tecnologías de producción convencionales es que el polvo que se utiliza para la construcción de las partes se aplica capa por capa, y no, como en el procedimiento usual, con una fresadora.

Los materiales son la clave

Producción de piezas dentales con tecnología EOS.

Producción de piezas dentales con tecnología EOS.

Suena fácil, pero no lo es, ya que cuando surgió la idea de la producción aditiva, en los años 50 en EE. UU., todavía no se contaba con computadoras con la capacidad necesaria. Un soporte importante del procedimiento es una computadora que archiva los datos geométricos de las partes en forma digital, y a partir de ellos pone en funcionamiento un rayo láser. El láser funde un polvo capa por capa para producir las partes en base a los datos almacenados. Pero lo importante no es tanto la técnica láser sino los materiales, subraya Langer. Estos deben ser preparados y optimizados para ese proceso.

Producción para BMW

La compañía BMW fue la primera en reconocer las ventajas de la tecnología de producción aditiva, y también la primera en encargarla. Así nació una nueva era en la fabricación de prototipos, que antes solo era posible con arduo trabajo manual. Todo el proceso se automatizó con el “Rapid Prototyping”: se logró producir modelos de futuros automóviles de manera mucho más veloz y con más riqueza de detalles, con ayuda de un rayo láser dirigido y de resina sintética líquida que se endurece al entrar en contacto con la luz.

Tecnología para todas las áreas

Las aplicaciones y productos provenientes del proceso de construcción en capas tienen

Dr. Hans J. Langer, fundador y director de EOS GmbH Electro Optical Systems.

Dr. Hans J. Langer, fundador y director de EOS GmbH Electro Optical Systems.

un papel importante en diversas áreas. EOS recibe encargos de diferentes sectores, por ejemplo, de la industria automovilística, de la construcción de herramientas y máquinas y la tecnología aeroespacial. También en la fabricación de accesorios para la moda y en tecnología médica, la impresión industrial en 3D ofrece numerosas ventajas con respecto a las técnicas tradicionales. “El hueso de un pájaro es relativamente liviano, pero extremadamente estable, ya que contiene estructuras inernas muy complejas que la naturaleza desarrolló a lo largo de millones de años. Lo que hacemos es tomar como ejemplo a la naturaleza y producir partes industriales en base a estas estructuras biónicas”, explica Langer.

EOS, una compañía global

El desarrollo de la empresa EOS GmbH Electro Optical Systems es exitoso. Con centros

Prototipo de asiento de automóvil hecho con la impresora EOS 3D.

Prototipo de asiento de automóvil hecho con la impresora EOS 3D.

tecnológicos en Europa, Asia y EE. UU., así como centrales de servicios y repuestos, esta mediana empresa tiene filiales en 30 países. En 2012, un año en el que Europa fue golpeada por la crisis, el volumen de negocios de EOS se incrementó en un 13 por ciento, llegando a casi 113 millones de euros. La empresa aumentó su personal de cerca de 300 empleados en todo el mundo a 480, y apuesta a la permanente capacitación de su personal. El secreto, según Hans Langer, es “el estrecho contacto con universidades locales y del extranjero”.

Autor: Klaus Ulrich/ CP

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda