1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

II Cumbre UE-Celac: modelando desafíos conjuntos

Con el encuentro de los 61 jefes de Estado y de Gobierno de la UE y la Celac concluyó una serie de cumbres. En la agenda: comercio, pymes, cooperación, narcotráfico, visados, Cuba, Venezuela y paz en Colombia.

Bruselas destinará 26,5 millones de euros para el primer cable de fibra óptica que unirá directamente Europa y América Latina a partir del 2017: con algunos resultados concretos termina la serie de encuentros entre los países de América Latina y la Unión Europea, de los cuales la II Cumbre UE-Celac de jefes de Estado y de gobierno fue la cúspide.

“Modelando nuestro futuro común” se traducirá por ejemplo en visados para colombianos y peruanos para ingresar al espacio Schengen, en un fondo fiduciario al cual aportarán países europeos a la construcción del postconflicto colombiano y en acuerdos de cooperación para facilitar el acceso a financiación a las pequeñas y medianas empresas.

Colombia figura entre los grandes beneficiados por la cumbre: ayuda para el post-conflicto y fin de visado Schengen para sus ciudadanos.

Colombia figura entre los grandes beneficiados por la cumbre: ayuda para el post-conflicto y fin de visado Schengen para sus ciudadanos.

El plan de acción que regulará el diálogo político, el comercio y la cooperación de aquí a la siguiente cumbre, en 2017, incluye la necesidad de trabajar más en educación superior y en seguridad ciudadana.

Mejor economía, mejores relaciones

“Si nuestra fortaleza está en los lazos y la historia comunes, se trata ahora de traducirlo eso a una realidad en la que el motor de las relaciones sean las personas y sus necesidades. Está agotado el modelo de las grandes declaraciones. El cambio de ciclo económico –la tendencia alcista para América Latina se acaba y Europa va superando su crisis– va a ayudar a equilibrar las relaciones”, comentó a DW Anna Ayuso, investigadora del Centro Internacional de Documentación de Barcelona (CIDOB).

“Se trata de generar redes para que los intercambios no sean a través de los gobiernos, sino a través de la movilidad entre las personas. Tanto el presidente Rafael Correa como Donald Tusk resaltaron que hay que aprovechar el talento humano y que éste debe ser de ida y vuelta. Las visas waver y una política migratoria que facilite eso sería una vía a trabajar. Es una de las buenas cosas de esta cumbre”, afirma la analista.

Por otro lado, quedó rubricada la voluntad de ambos bloques de acercar posiciones para las tres grandes cumbres que se avecinan: agenda de desarrollo post 2015, cambio climático y la del narcotráfico en el seno de la ONU en 2016.

Brasil optó por no posicionarse en los temas, dicen los expertos.

Brasil optó por no posicionarse en los temas, dicen los expertos.

Una gran ausencia

La declaración final recoge la satisfacción por el nuevo giro de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. También “rechaza medidas coercitivas de carácter unilateral con carácter extraterritorial” y hace referencia al comunicado de solidaridad con Venezuela de la CELAC de marzo de 2015 reaccionando a que ese país había sido declarado una amenaza para Estados Unidos.

En este sentido se había pronunciado el mensaje final de la cumbre de sociedad civil. La preocupación europea por la frágil situación política del país –que había sido consensuada en el Parlamento Europeo– no se recoge en él.

“Hubiésemos querido que en la cumbre se hiciera presión por que se recupere la total normalidad democrática: liberación de presos políticos y un ejercicio electoral con observadores internacionales que garanticen un proceso justo y transparente”, explicó a DW Patricia Betancourt, presidenta de VenEuropa, una organización de ciudadanos venezolanos en Europa.

“La ausencia más presente ha sido Venezuela”, comenta Ayuso. “Comparando con la cumbre de Santiago en 2013 se nota que el nivel de los debates ha bajado. Hay una posición más pragmática, un claro intento de sacar adelante proyectos a pesar de las diferencias. Hay una bajada de perfil por ejemplo de Brasil, quizá porque evita posicionarse sobre algunos temas que podrían ser controvertidos”, concluye.

DW recomienda