1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Iglesia española en plena campaña electoral

Los obispos españoles llamaron a los católicos a no votar al Partido Socialista (PSOE) de José Luis Rodríguez Zapatero en las elecciones generales que España celebra el próximo 9 de marzo.

En una nota de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española ante las próximas elecciones generales, presentada por su portavoz, Juan Antonio Martínez Camino, los obispos critican algunas de las medidas más importantes impulsadas por el Ejecutivo socialista durante esta legislatura, entre ellas el matrimonio entre homosexuales y el malogrado proceso de diálogo del gobierno con ETA.

La respuesta por parte de los socialistas no se hizo esperar: por medio de un comunicado, el PSOE consideró que, cuando falta poco más de un mes para los comicios, los obispos apoyan al Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y calificó de "inmoral" que "los obispos, como el PP, utilicen el tema del terrorismo para hacer campaña electoral".

"Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político", indican los obispos. Para el PSOE, éste es "un argumento hipócrita y malintencionado".

En la presentación de la nota, el portavoz de la Conferencia Episcopal defendió que la Iglesia tiene "derecho" a decir que "en España hay leyes gravemente injustas".

Para los obispos, no todos los programas electorales "son igualmente compatibles con la fe y las exigencias de la vida cristiana, ni son tampoco igualmente cercanos y proporcionados a los objetivos y valores que los cristianos deben promover en la vida pública", según el texto.

Por ello instan a ejercer el sufragio el próximo 9 de marzo "teniendo en cuenta el aprecio que cada partido, cada programa y cada dirigente otorga a la dimensión moral de la vida" y citan unas palabras del Papa para pedir a los católicos que afronten lo que califican como "el peligro de opciones políticas y legislativas que contradicen valores fundamentales y principios antropológicos y éticos", entre los que sitúan el aborto y "otras formas de unión" distintas al matrimonio tradicional, en clara referencia a la ley que en España permitió el matrimonio entre homosexuales.

El gobierno de Zapatero y la Iglesia católica española han vivido recientemente un nuevo encontronazo que se enmarca en una legislatura marcada por las críticas de los obispos a iniciativas gubernamentales.

El pasado 30 de diciembre, destacados miembros del episcopado acusaran al Ejecutivo de conducir hacia la "disolución de la democracia" con su "laicismo radical" y de dar "marcha atrás respecto a la Declaración de Derechos Humanos", en referencia a leyes aprobadas esta legislatura, como la que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y la que acelera los trámites del divorcio.

Los socialistas reaccionaron asegurando que es la jerarquía de la Iglesia católica española la que se está apartando "de los fundamentos esenciales de la democracia".

Hoy incidieron en esa idea: "La inmensa mayoría de los españoles, católicos y no católicos, defienden el Estado constitucional y defienden una sociedad laica, en la que cada persona tenga derecho a vivir según sus propias ideas y creencias sin que nadie imponga su doctrina a los demás. Es evidente que los obispos que han firmado ese comunicado no creen en esa sociedad. Por eso están tan lejos de la sociedad española de hoy", indicaron desde el partido de Zapatero.