1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Identifican restos de Miguel de Cervantes

Los restos humanos de Miguel de Cervantes, autor de "El Quijote", fueron reconocidos entre los hallados en la iglesia de las Trinitarias de Madrid, confirmó el equipo de arqueólogos que llevaba casi un año buscándolos.

Miguel de Cervantes, padre del español moderno.

Miguel de Cervantes, padre del español moderno.

El forense y director de la búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes, Francisco Etxebarria, confirmó este 17 de marzo que entre los fragmentos encontrados en la cripta de la iglesia madrileña de las Trinitarias "se encuentran algunos" pertenecientes al escritor, “sin discrepancias".

En rueda de prensa, con presencia de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, los investigadores explicaron que los restos, muy descompuestos, están asociados al escritor del Quijote, a su esposa y a las primeras personas enterradas en la iglesia primitiva, que estaba ubicada en un punto distinto al actual.

Esos restos fueron inhumados entre 1612 y 1630 de la iglesia primitiva de las Trinitarias, ubicada al contrario de lo que se pensaba hasta ahora en un lugar distinto al actual, y que fueron trasladados juntos a la cripta entre 1698 y 1730, en el momento en que estaban terminando las obras de construcción del convento.

Falta contrastar ADN con restos de familia de Cervantes

Según la antropóloga Almudena García Cid, concretamente hay restos de un mínimo de cinco niños y un mínimo de diez adultos (de ellos cuatro masculinos, dos femeninos, dos indeterminados y dos probablemente masculinos), lo que se corresponde con los 17 enterramientos documentados en la iglesia inicial.

No se han practicado pruebas de ADN porque, según informó el forense Francisco Etxeberria, solamente podría contrastarse con el de una hermana del padre de "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha", cuyos restos están en un osario común de un convento de Alcalá de Henares, a las afueras de Madrid.

Los restos estaban en el subsuelo, en el conjunto que los investigadores nombraron con el número 32, y aparecieron junto con elementos y ropajes que permitieron datarlos con los del siglo XVII y contrastarlos con la documentación histórica.

La investigación fue liderada por el forense Luis Avial y el georradarista Francisco Etxebarria.

JOV (dpa, efe, n-tv)