Huracán Odile provoca graves daños en México | América Latina | DW | 15.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Huracán Odile provoca graves daños en México

Miles de turistas atrapados, vecinos refugiados en albergues y enorme destrucción dejó el fenómeno meteorológico, que pasó de categoría III a I.

El paso del huracán Odile por el estado de Baja California, en México, causó serios daños a la infraestructura y obligó a la evacuación de miles de turistas, al tiempo que dejó sin energía eléctrica a más de 200.000 personas, según los primeros reportes conocidos este lunes (15.09.2014). Vastas áreas de diversas localidades quedaron inundadas, aunque hasta ahora no se reportaban víctimas fatales.

Pese a que el huracán se degradó de categoría III a I, las autoridades decidieron mantener la alerta máxima debido a la fuerza de sus vientos, de hasta 190 kilómetros por hora, y la intensidad de las precipitaciones. Diversos reportes hablaban de postes y árboles caídos, destrucción de cableado eléctrico y telefónico, caída de anuncios publicitarios y daños en infraestructura vial y viviendas.

Más temprano, se informó que aviones de la Fuerza Aérea y de la Marina realizarían un puente aéreo para evacuar a unos 30.000 turistas que quedaron varados en Los Cabos por el huracán. Unas 11.000 personas debieron trasladarse a albergues y muchos visitantes se alojaron en salas de conferencias de los hoteles, mientras el viento rompía cristales, arrastraba autos e inundaba calles.

Destrucción y saqueos

“La población más afectada en este momento es la zona de Los Cabos", dijo el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, quien agregó que el aeropuerto de San José del Cabo sufrió daños que impiden su operación comercial y se quedó sin luz, por lo que los traslados de los turistas con el puente aéreo se harán solo durante el día.

“Nuestros clientes están muy bien, pero todo el lugar está devastado”, dijo Mauricio Balderrama, gerente de un hotel en San José del Cabo. “Es un desastre, hay muchos daños por todo el lugar”, agregó. Una empleada de una tienda local, Cristina Osuna, dijo a Reuters que en medio del caos algunos aprovecharon para llevarse la mercancía que quedó al alcance de la mano ante la destrucción de las ventanas de las tiendas.

DZC (EFE, Reuters, dpa)