1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Hungría sella el último hueco de su valla fronteriza con Serbia

La policía ha colocado una barrera humana con unos 25 agentes que cierran el paso a los refugiados que van llegando desde el país vecino.

La policía húngara comenzó hoy (14.09.2015) a impedir la entrada de refugiados a través de su frontera sur con Serbia, donde ya se ha sido sellado el último hueco que quedaba en la valla alambrada que separa ambos países. Un oficial de la policía húngara confirmó a la agencia de noticias Efe que a partir de ahora ya no se permitirá la entrada de ningún refugiado a Hungría. Los oficiales allí apostados frenaron a los inmigrantes, enviándolos de vuelta al lado serbio de la frontera, donde se retiraron hacia una zona boscosa cercana, visiblemente desilusionados y resignados.

Sin embargo, no se amilanan ante este rechazo. Algunos aseguraron que la valla fronteriza no los frenará. "Vamos a seguir la valla hasta encontrar otro hueco", gritó uno de ellos, mientras que otro decía: "Esto no me va a parar. He cruzado mar para llegar hasta aquí". Efectivamente, cientos de refugiados iban caminando paralelo a la valla, con el aparente objetivo de encontrar una nueva entrada hacia Hungría.

Nueva y restrictiva ley

Según la televisión pública M1, la policía informó a los refugiados de que deben ir caminando un kilómetro más hasta una entrada oficial, donde podrán pedir asilo si así lo desean. Eso afectaría solo a los refugiados sirios, indicaron fuentes de la policía húngara. En el país centroeuropeo entra en vigor esta noche una nueva y restrictiva ley de inmigración, que declara como delito el cruce ilegal de sus fronteras. En caso de ser detenidos, los inmigrantes podrían ser condenados a tres años de cárcel o expulsados del país.

Pocos minutos antes, la policía húngara había comenzado con el cierre del último hueco en la valla alambrada y por donde pasan las vías del tren que unen Serbia y Hungría. El hueco tiene unos 25 metros de ancho y será cerrado con una especie de portón que abrirá solo cuando tenga que pasar un tren. Hasta las 15.00 horas habían entrado en Hungría unas 2.000 personas, según datos de la agencia de refugiados de la ONU, ACNUR.

MS (efe/dpa)