1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Huelgas paralizan muchas regiones en Alemania

La huelga del sector de los servicios públicos continuó el jueves en Alemania haciendo estragos en todo el país, pues en muchas ciudades los empleados de las administraciones públicas, guarderías, cajas de ahorros, servicios de limpieza y recogida de basuras, así como transporte público, abandonaron sus puestos de trabajo.

Las huelgas de advertencia se extendieron principalmente por Berlín y los estados federados de Hesse, Baviera, Baden-Württenberg y el Sarre.

Sólo en Baviera, 200.000 empleados de los servicios públicos abandonaron sus puestos de trabajo y se unieron a las acciones de protesta para lograr mejores condiciones laborales y mayores salarios, según informaciones de los sindicatos.

En Baden-Württemberg, la situación fue especialmente crítica en lo que respecta a la recogida de basuras, al cuidado de jardines y cementerios, en las clínicas, guarderías y administraciones públicas.

En ciudades como Heidelberg y Stuttgart la participación en las huelgas selectivas y de advertencia fue muy amplia.

En Berlín, la situación fue complicada principalmente por la huelga indefinida que el miércoles iniciaron los empleados de los transportes públicos.

Como ayer, en la capital alemana no circulaban ni los autobuses, ni el metro ni los tranvías, aunque sí lo hacían los trenes interurbanos, dependientes de los ferrocarriles alemanes de la empresa estatal Deutsche Bahn, cuyos maquinistas han anunciado una nueva huelga indefinida a partir del próximo lunes que afectará a los trenes regionales, interurbanos y de largo recorrido, tanto de mercancías como de pasajeros.

Además de la huelga de transportes, con la que los sindicatos pretenden alcanzar un aumento del 12 por ciento sobre el sueldo de 11.500 empleados de los transportes públicos berlineses, en la capital alemana unos 1.000 profesores y policías se unieron a las medidas de fuerza.

A las acciones de protesta de los servicios públicos y de los maquinistas de los trenes de la Deutsche Bahn, a partir del 13 de marzo, se sumarán las de los 700 hospitales municipales del país, según anunció hoy el sindicato médico, Marburger Bund.

Los sindicatos del sector de los servicios públicos, Ver.di y dbb Tarifunion, retomaron hoy sus negociaciones en la localidad de Potsdam, cerca de Berlín.

Los representantes de los trabajadores exigen un aumento salarial del 8 por ciento mensual, o un incremento mínimo de 200 euros al mes para los 1,3 millones de empleados del sector en Alemania.

Sin embargo, la patronal sólo ofreció un incremento salarial del 5 por ciento, dividido en dos años y siempre que suponga también un aumento de la jornada laboral, y por el momento se niega a mejorar su oferta.