1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Homenaje a las víctimas de crímenes neonazis no debe ser "punto final"

Tres meses después de haberse dado a conocer la serie de homicidios neonazis, Alemania rinde homenaje a las víctimas. Pero la ceremonia no es un punto final, y se deben esclarecer los crímenes.

default

Acto en memoria de las víctimas del neonazismo.


Nunca antes se había llevado a cabo una ceremonia de esta magnitud en Alemania. Hoy, jueves, 23 de febrero, se espera la presencia de 1.200 invitados en la Konzerthaus, la sala de conciertos de Berlín, para rendir homenaje a las víctimas de los homicidios cometidos por neonazis entre el 2000 y el 2007. Ocho de las diez personas asesinadas tienen raíces turcas, y una de ellas, griega. También una mujer policía está entre las víctimas. El llamado a realizar una ceremonia fúnebre en su honor se hizo poco después de darse a conocer la serie de homicidios a inmigrantes que conmovió a la sociedad alemana.

Gedenkfeier Opfer rechter Gewalt Berlin

Joachim Gauck (izq.), designado presidente alemán, durante el minuto de silencio.

La conmoción sigue presente en esta sociedad porque esos crímenes, a pesar de los numerosos indicios existentes, no se habían atribuido a la extrema derecha, sospechándose incluso que los homicidas podrían pertenecer al entorno de las víctimas. La clase política alemana se disculpó públicamente por el evidente fracaso del Estado. Además, se tomaron diversas medidas para ayudar a los familiares de las víctimas, para develar el trasfondo del terrorismo de derecha y para mejorar las estructuras de seguridad de este país.


Disculpas en el Parlamento alemán

El Parlamento alemán expresó su “tristeza y su consternación” por los hechos a

Gedenkfeier Opfer rechter Gewalt Berlin

Policías y transeúntes guardan un minuto de silencio por las víctimas de los neonazis.

pocos días de haberse dado a conocer la serie de homicidios, en noviembre de 2011. “Nos sentimos avergonzados de que los organismos de seguridad de los Estados alemanes y de la Federación no hayan descubierto a tiempo ni hayan podido evitar que se cometieran estos crímenes, que fueron planeados y llevados a cabo a lo largo de varios años”, dijo el presidente del Parlamento, Norbert Lammert, en Berlín. Anteriormente, las fracciones representadas en ese organismo habían hecho una declaración conjunta que decía, entre otras cosas: “Nos sentimos profundamente avergonzados de que, después de los horrendos crímenes del régimen nazi, la ideología de extrema derecha haya dejado una estela de sangre y de asesinatos inconcebibles en nuestro país”.

“Acabar de una vez con la ciénaga moral”

El ministro alemán del Interior, Hans-Peter Friedrich, dijo durante el debate parlamentario que los homicidios no sólo eran un ataque a algunos individuos, sino también “al conjunto de nuestra sociedad, a nuestra libertad y a nuestra democracia”. Y añadió que quedaba en pie la promesa de esclarecer los crímenes, castigar a los culpables y a sus colaboradores y acabar con la “ciénaga moral” de la que surgieron.

A ese anuncio les siguieron sin demora los hechos. En diciembre inició sus tareas el Centro Conjunto de Defensa contra el Terrorismo de Derecha, en el cual trabajan en estrecha cooperación la Policía y los organismos de Protección a la Constitución de la Federación y de los 16 Estados alemanes. Dicho centro toma como ejemplo la labor del recientemente creado Centro de Defensa contra el Terrorismo Islámico. A mitades de enero de este año, el Gobierno germano presentó su proyecto para la creación de un Banco de Datos de Neonazis en el que se reunirá información acerca de extremistas de derecha violentos. A diferencia de lo que se practicaba hasta ahora, los organismos de Protección a la Constitución de los 16 Estados tienen la obligación, próximamente, de cursar la información sobre extremistas de derecha a la Oficina Federal de Protección a la Constitución, con sede en la ciudad de Colonia.

Devolver la dignidad a las víctimas

También la encargada de Integración del Gobierno alemán, Maria Böhmer, exigió

Gedenkfeier Opfer rechter Gewalt Berlin

Semiya Simsek (dcha.) y Gamze Kubasik, familiares de las víctimas, durante la ceremonia de recuerdo.

que los homicidios cometidos por neonazis se esclarecieran rápidamente y a fondo. Lo importante es devolver la dignidad a las víctimas, dijo Maria Böhmer luego de una reunión con representantes de organizaciones turcas y griegas en la capital alemana, en noviembre. Ali Ertan Toprak, de la Comunidad Alevita, dijo entonces que, a pesar de todo el horror y el duelo, lo que cuenta es considerarse como parte de una sociedad, la alemana. “Nadie puede negarnos que también nosotros formamos parte de la realidad de este país, que nosotros también somos alemanes”, subrayó Toprak.

Hilmi Kaya Turan, de la Comunidad Turca de Alemania, criticó durante el encuentro con la encargada de Integración que la xenofobia y el racismo hayan sido temas tabú durante mucho tiempo en Alemania. No basta con la indignación, dijo, sino que también es necesario “tomar medidas políticas”. El conjunto de la sociedad debería pensar en una solución acerca de cómo se puede poner coto al racismo en Alemania.

Entretanto, se han creado comisiones parlamentarias y una comisión conjunta entre la Federación y los Länder, para investigar las causas y delimitar las responsabilidades del grupo terrorista neonazi, que se autodenomina “Clandestinidad Nacionalsocialista” (NSU, por su sigla en alemán). Dos de los presuntos autores de los crímenes, Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt, se quitaron la vida poco antes de su detención. Y fue debido al suicidio de ambos, y al encarcelamiento de la tercera sospechosa, Beate Zschäpe, que los investigadores dieron con pistas importantes. Luego fueron detenidos otros dos sospechosos a quienes se acusa de haber apoyado al presunto trío homicida. Sin embargo, las investigaciones se tornan difíciles, en especial porque la acusada principal, Beate Zschäpe, se niega a declarar.

Centro de Competencia Contra el Extremismo de Derecha

Pasados tres meses de que se descubrieran los crímenes, aún queda mucho por hacer, por esclarecer y por debatir en Alemania. Y para poder hacerlo se reunieron a fines de enero, convocados por el ministro alemán del Interior, diversos representantes de las comunidades religiosas de Alemania, así como de

Gedenkfeier Opfer rechter Gewalt Berlin

Estudiantes detrás de un altar de velas.

organizaciones juveniles, deportivas y culturales. Como medida concreta de resolvió la creación de un Centro de Competencia Contra el Extremismo de Derecha en el cual se trabajará a partir de hechos y experiencias ganadas para concebir proyectos contra la extrema derecha. Lo dirige el ministerio de Familia, dirigido por la ministra por Kristina Schröder.

El presidente del Consejo Central de los Musulmanes en Alemania, Aiman Mazyek, manifestó su aprobación al proyecto. Y dijo que es importante que el liderazgo político envíe una señal clara al respecto. “Los ataques de la extrema derecha a musulmanes o a cristianos, a mezquitas o a sinagogas, son ataques a nuestra sociedad libre y democrática”, señaló Mazyek. Asimismo, criticó que, hasta el momento, no se había considerado lo suficiente a los musulmanes como aliados en la lucha contra los neonazis. El ministro del Interior, Friedrich, admitió luego del encuentro que hubo, en un principio, demasiado poca empatía hacia las víctimas de los asesinatos cometidos por neonazis, así como por sus familiares. De manera semejante se había manifestado recientemente el presidente de la Comunidad Turca en Alemania, Kenan Kolat.

Ex Delegada para Extranjeros advierte sobre un “punto final”

La ceremonia de homenaje en memoria de las víctimas, organizada conjuntamente por los organismos constitucionales, parece ser adecuada para corregir la impresión de una falta de interés en los hechos. En lugar del ex presidente Christian Wulff, que renunció a su cargo el 17 de febrero, será la canciller Angela Merkel quien pronuncie el discurso durante la conmemoración, además de las hijas de dos de las víctimas. Pero la encargada de los familiares de las víctimas de los homicidios cometidos neonazis nombrada por el Gobierno alemán, Barbara John, advierte que la ceremonia no debe ser entendida como un “punto final”, según manifestó en conversación con la agencia Evangelischer Pressedienst (epd). Por el contrario, el homenaje debe “marcar el comienzo de un cambio duradero y profundo en la política y en la sociedad alemanas”, subrayó la ex Delegada para Extranjeros.

Autor: Marcel Fürstenau/ Cristina Papaleo
Editor: Enrique López

DW recomienda