1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Hollande de gira para buscar apoyo contra EI

De aquí al 29 de noviembre, el presidente de Francia se reunirá con los líderes de Estados Unidos, Alemania, Italia, Rusia, Canadá y China con miras a armar una coalición militar monolítica contra Estado Islámico (EI).

El jefe del Gobierno francés, François Hollande.

El jefe del Gobierno francés, François Hollande.

El presidente de Francia, François Hollande, comenzó a modelar su coalición contra el autoproclamado Estado Islámico (EI) reuniéndose este lunes (23.11.2015) con el primer ministro británico, David Cameron, en el Palacio del Elíseo. Esa fue la primera cita del maratón diplomático que lo llevará a encontrarse cara a cara con los principales líderes del mundo esta semana. Hollande viajará este martes (24.11.2015) a Washington para entrevistarse con su homólogo estadounidense, Barack Obama.

El miércoles (25.11.2015) cenará en París con la canciller alemana, Angela Merkel. El jueves (26.11.2015), tras recibir al primer ministro italiano, Matteo Renzi, volará a Moscú para reunirse con el jefe del Gobierno ruso, Vladimir Putin. El viernes (27.11.2015), después de presidir el homenaje nacional a las víctimas de los atentados de París, Hollande participará en la Cumbre de la Commonwealth en Malta. Y el domingo (29.11.2015) verá al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y al presidente chino, Xi Jinping.

El mismo 29 de noviembre, víspera de la apertura de la Cumbre del Clima (COP21) en París, Hollande se encontrará con al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en el marco de la ofensiva diplomática que anunció ante diputados y senadores franceses la pasada semana, pocas horas después de los atentados que el 13 de noviembre le costaron la vida a al menos 130 personas en París. Hollande prometió entonces “derrotar” a EI y obrar para que la lucha militar contra esa organización sea llevada a cabo por una coalición monolítica.

No obstante, conseguir que Washington y Moscú hagan esfuerzos conjuntos para “destruir” a EI será una labor difícil, dadas las reservas de Obama de cara a una alianza con Rusia y, sobre todo, con su aliado iraní. Además, la Casa Blanca sigue poniendo como condición para una cooperación la salida del poder de Bashar al Assad en Siria; una premisa que el Kremlin considera inaceptable. El presidente francés también tendrá dificultades para convencer a las monarquías suníes del Golfo de que se sumen a una coalición en la que estén Rusia e Irán.

ERC ( EFE / dpa )