Hollande aplicará a las empresas el impuesto a grandes fortunas | Europa | DW | 28.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Hollande aplicará a las empresas el impuesto a grandes fortunas

El presidente de Francia, François Hollande, sigue apostando por el controvertido impuesto a las grandes fortunas y anunció que implementará un gravamen que se aplique directamente a las empresas. "Las empresas pagarán un impuesto de 75 por ciento por los salarios de más un millón de euros", aseguró el mandatario en una entrevista con la emisora televisiva France 2, en la que descartó de todos modos la aplicación de nuevos impuestos por el resto del año y en 2014.

El impuesto a las grandes fortunas fue una de las principales promesas de campaña de los socialistas. La regulación original fracasó a fines de diciembre, poco antes de entrar en vigor, después de que fuera rechazada por el Consejo Constitucional. El tribunal objetó que el impuesto se calculara en base a ingresos individuales en lugar de ingresos por hogar. El gravamen regirá por dos años a partir de 2014 y recaerá en unos 1.500 franceses, que en promedio deberán pagar 150.000 euros adicionales por año en impuestos. Esto le permitirá al Estado obtener ingresos de alrededor de 210 millones de euros por año.

Hollande expresó asimismo que quiere simplificar radicalmente la administración estatal, reducir las exigencias de las autoridades a la empresas y ampliar el periodo de aportes previsionales. Además, el mandatario quiere reducir para julio la cifra de soldados franceses en Mali de los actuales 4.000 a 2.000. Ese mes se deberían celebrar elecciones en el país africano, según Hollande.

Hollande aseguró asimismo que el embargo de armas impuesto por la Unión Europea (UE) a Siria debe ser respetado. Para el mandatario, es necesario tener la certeza de que las armas caigan en manos de legítimas fuerzas opositoras y no en las de terroristas. "En este momento no tenemos esa seguridad", añadió.

Diez meses después de asumir su cargo, Hollande sufrió un nuevo retroceso en su apoyo, y ya son más del 51 por ciento los que opinan que es un "mal presidente", según una encuesta publicada este jueves. Tan sólo el 22 por ciento confía en el mandatario socialista, según señala el instituto demoscópico CSA, que realizó una encuesta a nivel nacional consultado a 961 personas para el canal BFMTV (dpa ).