1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Holanda humilla a España: 5-1

Los naranjos se cobraron una pequeña venganza por la final del Mundial de Sudáfrica y sencillamente apabullaron a unos campeones defensores irreconocibles.

La transmisión oficial del campeonato del mundo se dio un festín con los rostros de derrota de los jugadores españoles, que este viernes (13.06.2014) fueron borrados del mapa por una Holanda que, al mejor estilo de la mítica “Naranja mecánica”, puso a funcionar sus aceitadas piezas para derrotar a los actuales campeones del mundo y, según algunos, favoritos para repetir la hazaña, por un demoledor e inapelable 5-1.

La jornada comenzó a favor de España en el estadio Fonte Nova, en Salvador. Si bien en los primeros minutos, ambas selecciones europeas tantearon el terreno y apostaron por controlar las acciones, fue el elenco de Vicente del Bosque el que tuvo las mejores opciones. Eso se vio confirmado con un dudoso penal cobrado por el juez Nicola Rizzoli, que fue convertido en gol por Xabi Alonso.

La historia se repetía. En 2010, España había ganado la Copa del Mundo tras derrotar a los tulipanes en la final del torneo por 1-0. Parecía lógico. Pero tras ese golpe, Holanda despertó y puso sobre la mesa sus fichas. Esto no era la final del 2010 y esa España no es esta España. Al descanso, los equipos se retiraron con un 1-1 gracias al gol que Robin van Persie marcó con una espectacular “paloma” minutos antes de irse a los camarines.

Júbilo holandés tras el apabullante triunfo sobre España.

Júbilo holandés tras el apabullante triunfo sobre España.

Una máquina imparable

El segundo tiempo fue una sinfonía donde solamente los holandeses conocían la partitura. El huracán naranja no se detuvo durante los 45 minutos y tuvo como gran aliado al portero español Iker Casillas, que cometió groseros errores que permitieron abultar el marcador hasta convertirlo en una cifra histórica. El entrenador Louis van Gaal replanteó la táctica y rindió resultados, ante una España estática, impresentable.

Por momentos parecía que los españoles estaban dormidos. En el minuto 52, el delantero del Bayern Múnich, Arjen Robben, tuvo su venganza personal y superó en un mano a mano a Casillas, marcando el 2-1. Segundos antes de que Holanda ejecutara un lanzamiento libre, la cámara mostró a Del Bosque tomándose la cara. Quizás previó lo que se venía: centro, enredo en el área, Casillas atosigado por los delanteros holandeses y Stefan de Vrij empujando el balón al fondo de las redes de cualquier forma. Un 3-1 ya lapidario.

A partir de entonces el monólogo se extendió. Holanda hizo lo que se le ocurrió con unos españoles impactados, estáticos, incapaces siquiera de apuntar al arco rival cuando ya ni había arquero, como le sucedió al “Niño” Torres. Luego Van Persie estiró las cifras en el minuto 72 tras una equivocación infantil de Casillas y Robben redondeó su venganza con un jugadón, corriendo decenas de metros sin que ningún español pudiera detenerlo. Tras esquivar a Casillas y pasearse por el área, anotó el 5-1 definitivo. A las cámaras mostró su palma completa. Cinco dedos. 5-1. Venganza perfecta.

Diego Zúñiga

DW recomienda