1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Hermès y los otomíes: la fusión de dos mundos

La casa de moda francesa Hermès diseñó uno de sus famosos pañuelos de seda con motivos de los bordados indígenas otomíes, de México. Iveth Lagos, autora del proyecto que apunta a preservar esa artesanía, conversó con DW.

default

Artesanía mexicana en un pañuelo de Hermès.

La tela ‘Din Tini’ de Hermès es una sinfonía de colores y seres fantásticos sobre seda. “Din tini yä zuë”, las palabras otomíes en el

Mexikanischen Otomi Stickereien

La naturaleza ocupa un lugar importante en los bordados otomíes.

estampado, significan “El encuentro del hombre con la naturaleza”. En general, los bordados tenangos dan muestra de la relación de los otomíes con su entorno natural, porque los diseños están inspirados en la flora y fauna de su tierra, así como en rituales de interacción con la naturaleza como la cosecha, la siembra o las rogativas para pedir lluvias. Otros motivos son escenas de celebraciones como bodas o el carnaval.

Pero en la tela ‘Din Tini’ no sólo se puede apreciar el encuentro del hombre con la naturaleza, sino también el encuentro de dos mundos distintos que el arte logra fusionar: el mundo otomí, caracterizado por el paisaje mágico de la Sierra Madre en el estado mexicano de Hidalgo y el mundo urbano de la alta costura parisina de Hermès, representado por el “carré” (cuadrado) de seda. Estos famosos pañuelos cuadrados no son sólo un accesorio de moda, sino un símbolo de la casa Hermès y se valoran como obras de arte entre coleccionistas.

Flash-Galerie Mexikanischen Otomi Stickereien

Los bordados no sólo tienen un valor estético, en ellos también queda representada la vida cultural y social de la comunidad otomí.

El único artesano que domina el dibujo otomí

Iveth Lagos, directora de comunicación y relaciones públicas de Hermès en México, es la autora del proyecto ‘Din Tini’. En el 2008 tuvo la oportunidad de plantearle sus ideas a la dirección artística en París, “quienes tenían mucho interés en los bordados de Tenango”, como cuenta Iveth Lagos a Deutsche Welle. La tela es el resultado de la cooperación artística entre los diseñadores parisinos y el dibujante José Vicente Ezequiel. El estampado fue diseñado especialmente para la casa de moda francesa por el dibujante otomí en cooperación con el Museo de Artes Populares de la Ciudad de México.

La directora de comunicación comenta que Vicente Ezequiel es el único artesano que todavía domina la técnica del diseño para los bordados tenangos. Desde siete comunidades cercanas las bordadoras acuden a él, para que les dibuje los motivos típicos en sus telas. Después las mujeres se encargan de hacer los bordados multicolores. En México, el ejercicio de esta artesanía se ve afectado por el alto nivel de pobreza en Tenango de Doria y por las condiciones de vida precarias de los otomíes.

Flash-Galerie Mexikanischen Otomi Stickereien

Bordar suele ser una actividad comunitaria.

Un precio alto, pero justo

El “carré” otomí está a la venta en todas las boutiques Hermès del mundo. En Alemania un pañuelo cuesta 292 euros, pero vale la pena pagar este precio tan alto, porque el 100 % de las ganancias se invertirá en Tenango de Doria para fomentar el bordado artesanal, originario de esta región. Iveth Lagos afirma que con el pago del diseño se pudo instalar una escuela primaria en la comunidad San Pedro el Grande, y espera que con el dinero de las ventas “se pueda crear un centro comunitario donde el dibujante tenga un espacio para seguir enseñando este oficio a los jóvenes”.

A través de la fundación benéfica de Hermès, la casa de moda promueve proyectos de solidaridad en todo el mundo. Pero sólo ha habido un proyecto caritativo más, en forma de un “carré”, en la India, dónde se apoyó el trabajo de una ONG para fomentar la educación de niñas. Iveth Lagos menciona que este año Hermès honra al artesano contemporáneo: “Para Hermès es un honor poder trabajar con los artesanos mexicanos, quienes han perpetuado oficios milenarios. El arte mexicano refleja nuestra esencia, nuestra cultura, por eso es tan importante enaltecer este trabajo.”

Autora: Violeta Campos

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda