1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Helmut Kohl: Europa no debe ser "nuevo hogar" de refugiados

Según el exdirigente cristianodemócrata, ante la crisis migratoria Europa debe atender no solo a "aspectos humanitarios", sino que debe tomar en consideración sus "intereses culturales y su política de seguridad".

El excanciller alemán Helmut Kohl cree que Europa no puede ofrecer una solución global a la crisis migratoria y advirtió que el continente no debe convertirse en el "nuevo hogar" para los millones de personas que se encuentran en situaciones de emergencia en todo el mundo.

"La solución está en las regiones afectadas, no en Europa", apuntó el veterano político y patriarca de la Unión Cristianodemócrata (CDU), en un artículo que publicará mañana el diario Der Tagesspiegel. El canciller de la reunificación alemana (1982-1998) considera, además, que la crisis de refugiados pone a Europa ante una prueba de unidad. "El regreso a un viejo pensamiento nacional", advirtió, "amenaza de forma existencial nuestra paz y nuestra libertad".

El ex líder cristianodemócrata, de 86 años, llamó por eso a los países miembros de la Unión Europea (UE) a trabajar "con y no contra los otros" para generar confianza mutua. Kohl, quien la próxima semana recibirá en su domicilio privado al primer ministro húngaro Viktor Orbán, representante de la línea dura contra la llegada de refugiados, considera que Europa está al borde de la división y aconseja a sus 28 miembros "una mayor cohesión y confianza mutua".

Ante la crisis migratoria, Europa debe atender no solo a "aspectos humanitarios", sino que debe tomar en consideración sus "intereses culturales y su política de seguridad", defiende el político conservador. Muchos de los refugiados proceden de "ámbitos culturales muy distintos", argumenta, y que se ciñen a "valores y modelos de sociedad diferentes a los judeo-cristianos".

Kohl, quien gobernó en Alemania durante 16 años, de 1982 y 1998, y presidió la CDU durante un cuarto de siglo, mantiene relaciones más bien distantes con la formación que lidera desde el 2000 la canciller Angela Merkel. El veterano político dejó la presidencia honorífica del partido a raíz del escándalo de financiación irregular destapado tras pasar la CDU a la oposición, en 1998, con la derrota electoral de Kohl ante el socialdemócrata Gerhard Schröder.

Con el tiempo, sus relaciones con el partido y con Merkel se han ido normalizando, aunque puntualmente han surgido nuevos motivos de fricción, en medio de las críticas del patriarca a la gestión de la actual canciller u otros políticos en activo.

JC (EFE, dpa)



DW recomienda