1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Heckler & Koch: un juicio esperado en América Latina

Las autoridades alemanas abrirán un juicio contra exempleados del fabricante de armas por violar leyes de exportación a México. Tanto la apertura como la duración del proceso aún están por determinarse.

La fiscalía de Stuttgart ha acusado formalmente a seis exempleados de la firma alemana fabricante de armas Heckler & Koch “por violación de la ley de control de armas de guerra y de la ley de comercio exterior”, confirmó a DW la primera fiscal, Claudia Krauth. Por otra parte, la misma fiscalía suspendió las investigaciones contra otros trece acusados en el mismo caso.

Aunque, este caso, “no es cotidiano, tampoco es aislado”, según Krauth, pero para América Latina sí tiene una gran relevancia toda vez que los presuntos delitos cometidos tienen que ver, en este caso con México, y en otra investigación diferente y preliminar, aún en curso, con Colombia. Se trata de la exportación ilegal de armas o partes para estas “made in Germany”.

16 envíos ilegales

La fiscalía de Stuttgart acusa a estas seis personas, todas de nacionalidad alemana, entre ellas dos exgerentes y un representante de ventas en México, “de haber participado en 16 envíos ilegales de rifles y accesorios a México entre los años 2006 y 2009”, explica la fiscal Claudia Krauth. Cinco de los implicados ya no trabajan con Heckler & Koch y el futuro de la vinculación de la sexta persona depende de si es condenada o no.

Un juicio que llevará la Gran Corte Penal para Delitos Económicos, en el que la fiscalía de Stuttgart, especializada en delitos del crimen organizado, “probará que los imputados son culpables de haber participado o haber tenido conocimiento de dicha acción criminal”, agrega la fiscal Krauth.

Una sustentación de la fiscalía de Stuttgart contó, según la primera fiscal, con la cooperación de las autoridades mexicanas que “respondieron diligentemente a las solicitudes de la Justicia alemana recogiendo material probatorio complementario que ha ayudado a sustentar las investigaciones”.

También los juzgados alemanes tienen sobrecarga de trabajo

Sede de la Corte Regional de Baden-Württemberg, en Stuttgart.

Sede de la Corte Regional de Baden-Württemberg, en Stuttgart.

Aunque aún no hay una fecha para la apertura del juicio, ni está asegurado que se lleve contra todas las personas hoy acusadas, es de esperar que apenas empiece “en varias semanas o meses”, reconoce la primera fiscal de Stuttgart. La demora tendría más bien que ver con los muchos procesos que tiene a cargo dicha corte y no con las investigaciones, que en el caso de las exportaciones ilegales a México, ya ha concluido.

Aunque las armas exportadas ilegalmente pertenecían a la firma Heckler & Koch y uno de sus representantes de ventas en México es uno de los acusados, extraña que la firma misma no aparezca entre los imputados. “Eso tiene una razón”, dice la primera fiscal Claudia Krauth y explica que “en Alemania no se puede acusar directamente a ‘personas jurídicas' (empresas)”. En otras palabras, la ley alemana necesita a una persona de carne y hueso que pueda, en determinado caso, llevar a la cárcel, algo que no se puede hacer con una firma.

Una empresa no puede ser encarcelada

Pero lo anterior no significa que una firma en Alemania implicada en un delito vaya a salir libre de culpa mientras sus trabajadores que ejecutaron la acción delictiva son encerrados en una celda. En el caso de Heckler & Koch, por ejemplo, es posible aplicar una ‘multa corporativa' dentro del juicio a sus exempleados, “como está ya contemplado”, precisa la jurista especializada, quien, en efecto, incluyó a Heckler & Koch como “una de las partes involucradas” en los delitos de los que se acusa a las seis personas. La intención de la fiscalía es darle a la empresa el derecho de la defensa para que luego no salga a decir que fue condenada a pagar una multa sin haber podido exponer su postura.

Aunque una multa impuesta a una firma puede significar su bancarrota, que no es de presumir en el caso de Heckler & Koch, las personas acusadas tendrán que contar con que si son condenadas tendrán que cumplir una pena de cárcel. Por la violación de la ley de comercio exterior y de la ley de control de armas de guerra, la ley prevé entre 1, 10 y 15 años de cárcel.

Así como la fiscalía de Stuttgart no sabe aún cuándo la corte abrirá el juicio, tampoco puede determinar ni calcular cuándo podría concluir. Son muchos los factores que pueden influir en un juicio, que en México será seguido con especial atención.

DW recomienda