“Hay que darle tiempo a la reconstrucción de Haití” | América Latina | DW | 13.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“Hay que darle tiempo a la reconstrucción de Haití”

El primer ministro haitiano visitó Bruselas. Aquí, una mirada a un Haití, que no acaba de remontar y que seguirá siendo por lo menos hasta el 2020 el socio más importante de la cooperación europea en el Caribe.

Laurent Lamothe, primer ministro de Haití (izq.) y el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs

Laurent Lamothe, primer ministro de Haití (izq.) y el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs

La Unión Europea continuará cooperando con Haití. Para el período 2013-2020 están previstos 420 millones de euros, informó en Bruselas en comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs, después de un reunión con el primer ministro haitiano, Laurent Lamothe.

Que el país caribeño ha hecho grandes avances desde que el terremoto de 2010 lo dejó prácticamente destruido, acreditó el comisario europeo, pero queda mucho por hacer y “nos quedaremos a apoyar el país. Nuestro objetivo principal es la lucha contra la pobreza”, anunció.

La propuesta de cooperación futura es en los campos de educación, la administración de fondos públicos, el desarrollo urbano y la seguridad alimentaria. Por lo pronto, quedan todavía un 15% de los 520 millones comprometidos por la UE por desembolsar: “nuestro compromiso es fuerte y cumpliremos con lo prometido”, subrayaba el comisario.

Precaria situación

“La situación en Haití es mala”, contaba a DW Fréderic Thomas, politólogo investigador del Centre Tricontinental (CETRI) en Lovaina-La-Nueva. “La gente sigue viviendo en condiciones precarias y el país sigue en la misma situación de dependencia y vulnerabilidad. A ello se suma la epidemia de cólera. La economía sigue siendo tan mala como antes del terremoto”, dice Thomas, autor de varios libros sobre el caso de Haití, que él denomina “un fracaso humanitario”.

“De la millonaria ayuda internacional prometida sólo entre el 60 y el 70% llegó efectivamente al país; de esto, entre el 80% y el 90% fue usado por Naciones Unidas, las organizaciones donantes y las organizaciones no gubernamentales”, afirma el investigador. Y el problema radica en que esa ayuda no ha sido usada para los problemas estructurales: la inseguridad alimentaria, la pobreza y la dependencia.

Necesidad de coordinación

No obstante, miles de organizaciones prestan ayuda al país. “El problema es que nadie sabe cuántas son. Hay algunas de dos personas trabajando en algún punto del país; también las grandes que manejan enormes sumas de dinero. Se supone que tienen que estar registradas, pero nadie lo hace”, agrega.

Laurent Lamothe

Laurent Lamothe, primer ministro de Haití. Bruselas, 13.09.2013

Dada esta situación se entiende el anuncio del primer ministro tanto en París como en Bruselas: “las ONG serán bienvenidas, pero nuestra meta ahora es que trabajen de acuerdo a las prioridades del gobierno. Creemos que si la asistencia se orienta hacia el apoyo financiero al presupuesto gubernamental esto se traducirá en desarrollo a largo plazo”, respondió el ministro a DW.

Asistencia al plan gubernamental

Efectivamente, tanto la asistencia de la UE como la de varios países latinoamericanos se han orientado al gobierno. “Los primeros países en ayudar a Haití fueron Cuba y Venezuela: Lo que distingue esta cooperación es que es directamente al gobierno y está enfocada a lo social”, cuenta el investigador del CETRI. También México, Argentina y Ecuador han enfocado su ayuda a los campos sociales y a la educación.

“Curiosamente, el presupuesto gubernamental ha disminuido el monto para educación y salud en los últimos 20 años. Y la pregunta es si en el plan gubernamental –cuyo eslogan es `Haití open for business´- está dejar este rubro para la ayuda internacional”, planteaba Thomas. Por lo pronto, la escolarización de 120.000 niños y la formación de 7.000 maestros son las joyas de la corona de la cooperación europea en Haití, su principal socio de cooperación en el Caribe.

¿Podría la UE hacer más?

Andris Piebalgs

Andris Piebalgs, comisario europeo de Desarrollo

Así las cosas y los resultados. ¿Podría la UE hacer más? “Podría. Pero el problema es, por un lado, que la UE sigue con la idea de que hacer carreteras en Haití ayuda a acceder al mercado, para llevar desarrollo al país. Por otro, está la actitud esquizofrénica de la UE que, por un lado, ve que la cooperación debe ayudar al Estado haitiano a crear estructuras políticas y económicas y que, por otro, va con sus tratados comerciales que traerán una creciente liberalización del país y que traerá más dependencia”, responde el investigador del CETRI. Su visión se opone a la del primer ministro haitiano que ve para el 2030 a Haití volando con sus propias alas.

Como fuere, aunque “la situación no está tan frágil como después del terremoto, el país está sólo al comienzo de determinadas reformas. El trabajo debe continuar”, decía el comisario Piebalgs: “Hay que hacerse a la idea de que vamos a tener que apoyar a Haití hasta después del 2020. Hay que darle tiempo a reconstruirse y la reconstrucción no es sólo física, sino también administrativa”, decía el comisario subrayando la necesidad de que sea el mismo gobierno quien asuma su compromiso en los sectores sociales.

Autora: Mirra Banchón
Editor: Enrique López

DW recomienda