1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Hallan primer cuerpo tras alud en China

Otras 81 personas siguen desaparecidas tras el deslizamiento de tierra ocurrido en la sureña localidad de Shenzhen.

Los rescatistas que trabajan denodadamente en Shenzhen, donde el pasado fin de semana un deslizamiento de tierra sepultó 33 edificios residenciales y de oficinas, informaron que este martes (22.12.2015) hallaron un cuerpo entre los escombros, la primera víctima fatal oficial de la tragedia. Mientras, se desvanecen las esperanzas de encontrar con vida a las 81 personas que continúan desaparecidas, según los últimos reportes entregados por las autoridades.

Los trabajos, que se realizan con maquinaria pesada, han removido toneladas de escombros y residuos, aunque cada vez con menos expectativas de presenciar un milagro. Tras el primer hallazgo, los rescatistas y voluntarios empiezan a hacerse la idea de que a partir de ahora la historia se repetirá. Una mujer identificada como Qin dijo a la agencia AFP que “no creo que tengamos oportunidad de salvar a nadie más”.

A pesar de que casi se duplicaron los efectivos de rescate hasta 2.900 personas, y a que muchos de ellos han realizado jornadas agotadoras de labores ininterrumpidas, tan sólo se han podido rescatar a siete personas con vida, según la televisión estatal CCTV. Tras el incidente, 13 personas fueron trasladadas a centros asistenciales, donde se ha reportado que el estado de tres de ellas es crítico.

Montaña de escombros

Las autoridades chinas comunicaron que la montaña de escombros es “demasiado alta” y “demasiado empinada” y que las lluvias provocaron su inestabilidad, lo que hace riesgosos también los trabajos de rescate. La acumulación de escombros se produjo tras más de dos años de obras, que llevaron a que se formara una montaña de 100 metros de alto que, según testigos, pudo haber sido fiscalizada por las autoridades y evitado, de este modo, lo sucedido.

La tragedia ocurrió el domingo 20 de diciembre, cuando tras las lluvias registradas en la zona, una masa de tierra y escombros se derrumbó sobre el parque industrial ubicado en Shenzhen, al sur de China, muy cerca de la frontera con Hong Kong. Según informaron medios estatales, además de los edificios, se vieron afectados dos alojamientos para trabajadores y un gasoducto, que estalló.

DZC (AP, AFP, dpa)


DW recomienda