Habemus Papademos | Europa | DW | 11.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Habemus Papademos

Las bolsas europeas reaccionaron positivamente a las noticias de que un experto en economía asumirá la jefatura del Gobierno griego y otro es el favorito para suceder a Silvio Berlusconi como primer ministro de Italia.

default

Lucas Papademos encabeza el nuevo Gobierno griego, con el apoyo de los partidos más fuertes del país.

Este jueves (10.11.2011) fue otra jornada de sobresaltos para los corredores de bolsa europeos. En esta ocasión, la marcada volatilidad que se experimentó en los parqués fue atribuida al rumor de que los Gobiernos de Alemania y Francia planean aislar a los países comunitarios altamente endeudados de aquellos con finanzas relativamente saludables, instaurando, de hecho, la “Europa de dos velocidades” de la que se ha hablado durante años. Y ni la intervención del Banco Central Europeo (BCE) ni la positiva evolución política en Grecia e Italia lograron calmar los ánimos.

Fue en la mañana del viernes (11.11.2011) cuando el ámbito financiero reaccionó favorablemente al anuncio de que la jefatura del Gobierno interino en Grecia fue asumida por un experto en economía y a la perspectiva de que un tecnócrata sustituya a Silvio Berlusconi como primer ministro de Italia. Las bolsas del Viejo Continente abrieron con tendencia al alza, espoleadas por la esperanza de que el griego Lucas Papademos y el italiano Mario Monti implementen las medidas de austeridad que sus predecesores no aplicaron. De ellas depende la contención de la crisis fiscal que aflige a ambos países.

En Grecia hay tanto movimiento como en Italia: en la tarde de este 11 de noviembre, el nuevo hombre fuerte de Atenas dio a conocer a los integrantes de su Gabinete. En él sobresalen el socialista Evangelos Venizelos, quien conserva los cargos de ministro de Finanzas y viceprimer ministro, así como los conservadores Stavros Dimas y Dimitris Avramopoulos, quienes llevarán las riendas de los Ministerios de Exteriores y Defensa, respectivamente.

Al mismo tiempo, el Senado de Italia aprobaba una nueva Ley de Presupuesto que incluye varias medidas de ahorro fiscal exigidas por la Unión Europea (UE). Si este paquete de reformas es aprobado por la Cámara de Diputados este fin de semana, Berlusconi se verá obligado a dimitir, tal como lo prometió.

¿De dónde salió el nuevo primer ministro de Grecia?

EU stärkt Finanzaufsicht

En esta imagen de 2009, Papademos (izquierda) conversa con Jean-Claude Trichet, entonces presidente del BCE.

Lucas Papademos es un hombre de 64 años, sin experiencia política, pero con una larga trayectoria en el mundo de las finanzas; el carisma que le falta al hablar en público lo compensa con la sabiduría que le dejó su paso por la vicepresidencia del BCE. Aunque no está afiliado a partido alguno, se le describe como una personalidad cercana a los socialistas desde su nombramiento como director del Banco Central de Grecia en 1994, a invitación del entonces primer ministro, Yorgos Papandreu. Percibido como un banquero “frío y calculador”, se cuenta entre los pocos griegos conocidos y respetados en la escena financiera europea.

El Gobierno de unidad nacional encabezado por Papademos –considerado como el responsable de que Grecia pudiera ingresar a la zona euro– está apoyado por los tres partidos más fuertes de Grecia: el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok), el conservador Nea Dimokratia (ND) y el nacionalista Concentración Popular Ortodoxa (Laos). Como estos grupos acaparan 254 de los 300 puestos del Parlamento griego, Papademos puede asumir la jefatura del Gobierno sin la aprobación explícita del poder legislativo; no obstante, la Constitución establece que deberá someterse a una moción de confianza en las próximas dos semanas.

La población helena se mostró aliviada por el nombramiento de Papademos como nuevo primer ministro, pero no eufórica. Así como Papademos está consciente de los problemas que deberá enfrentar –la deuda soberana amenaza con alcanzar un volumen equivalente al 200 por ciento del Producto Interno Bruto en 2012 y la tasa de desempleo asciende hacia el 20 por ciento–, los griegos saben que el nuevo Gobierno no dejará de pedirles sacrificios. Lo que limita la disposición de los ciudadanos a encarar los retos con optimismo es la sensación de que es demasiado tarde para rescatar al país.

La hora de Mario Monti no ha llegado todavía

Italien Mario Monti

Mario Monti es presentado en los medios como la antítesis del actual primer ministro italiano.

El temor a que no alcancen los recursos para auxiliar a Grecia, si Italia cae en cesación de pagos, es otro factor que ensombrece el estado de ánimo de los griegos; así de mal se ve, desde afuera, la situación de la tierra bajo el mando de Berlusconi. Puertas adentro, los italianos todavía tienen confianza en que un cambio de Gobierno ayudará al país a salir del escollo en que se encuentra; sobre todo desde que se supo que el favorito para liderar un Gobierno de transición era Mario Monti, un economista de 68 años presentado por los medios como la antítesis de Berlusconi: un profesional con una sólida formación académica, experiencia y buenas maneras.

Sus probabilidades de ascender a la jefatura del Gobierno aumentaron el miércoles (9.11.2011), cuando el presidente italiano, Giorgio Napolitano, lo nombró senador vitalicio. Sin embargo, hay sectores que le ofrecen resistencia. El partido Liga Norte, socio minoritario del actual Gobierno de coalición, rechazó la elección de Monti como sucesor de Berlusconi. Y aún quienes cruzan los dedos para que el cambio de timonel ocurra lo antes posible creen que el propio Berlusconi puede estar usando el enorme poder concentrado en sus manos para posponer su dimisión indefinidamente. Mientras tanto, Monti observa los acontecimiento con cautela.

Monti, quien estudió en Milán y en la universidad estadounidense de Yale, está al frente de la alma máter milanesa Luigi Bocconi, especializada en Economía. En Bruselas lo apodaban “Súper Mario” por el talante combativo con que desempeñó su trabajo para la UE, entre 1995 y 2004. Sobresalió a escala internacional por defender a capa y espada el derecho de competencia en litigios contra poderosas empresas estadounidenses como Microsoft y General Electric. Y, en la vida nacional, se ha distinguido por ser políticamente independiente.

Autor: Evan Romero-Castillo
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda