Gurría: “En México, los desafíos son muchos” | América Latina | DW | 23.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Gurría: “En México, los desafíos son muchos”

El secretario general de la OCDE, el mexicano José Ángel Gurría, elogió la fortaleza de la economía mexicana en medio de la crisis mundial, pero urgió a llevar a cabo dos postergadas reformas: la energética y la fiscal.

José Ángel Gurría

José Ángel Gurría

Desde el 2006 el economista mexicano dirige la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a la que pertenecen 34 países que en conjunto conforman un 70% del mercado mundial y un 80% del PNB global. Quien fuera secretario de Relaciones Exteriores y de Hacienda y Crédito Público durante el gobierno del presidente Ernesto Zedillo (PRI), destacó la fortaleza económica de su país en un contexto de debilidad mundial pero urgió a llevar a cabo postergadas reformas.

Gurría habló con DEUTSCHE WELLE en el marco de un Foro Internacional sobre Transporte en Leipzig, Alemania, en el que se discute sobre cómo financiar el transporte del futuro, clave en el desarrollo económico. En este foro fue presentado el sistema de microbuses de la Ciudad de México, una experiencia exitosa que ha ahorrado toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero y ha reducido el tiempo de transporte de un lugar a otro de la ciudad.

DW. Señor secretario general, los indicadores económicos de México muestran signos positivos pero no se ve que el país avance, el crecimiento es lento y hay poco empleo, ¿a qué se debe?

José Angel Gurría: Estamos en un momento de la economía mundial en donde es realmente muy notable que México siga creando entre 600.000 y 700.000 empleos al año, en lugar de perder empleos como le está pasando a la zona del euro o como estaba sucediendo hasta hace algunos meses en los Estados Unidos. Ahora Estados Unidos está creando empleos cada mes, pero después de haber perdido casi siete millones.

Lo que está pasando en México es que hay crecimiento, que hay generación de empleos. Que tenemos un sistema financiero estable, bien capitalizado. Pero el problema es que hay mucho que hacer. El crecimiento tiene que ser mayor. La generación de empleos tiene que ser mayor. Como tiene que ser mayor el proceso de reformas. Se han hecho reformas muy importantes. La de la competencia, la laboral, de la educación, de las telecomunicaciones, la reforma de la responsabilidad fiscal de los Estados y los municipios. Muy recientemente se implementó una reforma financiera con el objetivo de que los bancos canalicen recursos hacia el sector productivo, sobre todo hacia las medianas y pequeñas empresas.

Pero falta la gran reforma fiscal, pendiente desde tantos años, así como la reforma energética, que van juntas, porque de Pemex obtenemos hoy más de la tercera parte de los ingresos totales del fisco en México. Lo que debilita a la paraestatal y la deja sin capacidad de inversión, de exploración, de refinación.

De manera que mucho se ha logrado. Esta administración empezó con unos signos muy auspiciosos, muy positivos, con gran decisión y además, en el contexto de un pacto político que era muy importante que existiera en México. Pero precisamente porque no se avanzó con las reformas a la velocidad necesaria en los últimos años y porque se necesitan muchas reformas. México es un país en donde la mitad de la población todavía está sumergida en la pobreza. Y de ellos la mitad, sufre pobreza extrema, de manera que tenemos enormes retos. Por un lado tenemos el filo cortante de la tecnología, de los lugares más avanzados, más modernos, hasta comunidades en donde la pobreza es extrema.

Tener a un vecino tan fuerte como los Estados Unidos, que demanda drogas y vende armas, ¿No es ese un desafío para México?

El tema del tráfico de armas y de tráfico de drogas afecta a la totalidad de la actividad económica y social, familiar, etc. Está siendo abordada con una nueva estrategia, con un nuevo enfoque en donde tienen que participar todas las autoridades locales y municipales. Estatales y nacionales, el propio ejército. Pero también sin duda que mucha de la droga que pasa por México y así empezó el problema, es precisamente por el consumo en los Estados Unidos. Consumen las drogas allá y mandan armas a México. Porque se niegan a llevar a cabo un control de armas. No quieren que se controlen ni para evitar trágicos episodios como el que sucedió recientemente en un colegio de New Town. Las armas están a disposición y se encuentra uno una gran variedad, una gran oferta en todas partes del vecino país, lo cual obviamente provoca problemas como estos. Porque estamos hablando de un control de armas no sólo para la población en general, sino para que no entren al territorio mexicano y sean usadas contra las autoridades mexicanas por las bandas del crimen organizado.

De manera que tanto en la parte del manejo de las drogas como el de las armas la estrecha cooperación con el gobierno norteamericano es sin duda un medio muy importante para combatir fenómeno.

Usted ha dado su beneplácito al Plan Nacional de Desarrollo (PND) del presidente Enrique Peña Nieto, sin embargo recomienda que se introduzca un IVA generalizado, lo que ha sido recibido con críticas porque sería quitar lo poco que tienen a los más pobres.

Teníamos que haber hecho una reforma fiscal para modernizar el esquema fiscal de México hace 20 años o más. Y la verdad, no se ha hecho por diferentes razones. Yo propuse una reforma fiscal que fue bloqueada por el PAN y cuando el PAN ya en el gobierno propuso una reforma fiscal, ésta fue bloqueada por el PRI. De manera que todos somos culpables. En los dos casos también los otros partidos se opusieron a la propuesta de uno como de otro.

No podemos tener en México un sistema fiscal que dependa en 35 y 40 por ciento del petróleo. En segundo lugar no podemos tener tantos agujeros en el esquema fiscal, con distintos niveles de IVA, con exenciones y excepciones que han hecho que México sea uno de los países del mundo en donde por cada punto de impuesto se recauda menos. Y esto tiene que ver no sólo con la eficiencia de la recaudación sino también con la forma en la que están escritas las leyes fiscales y están estructurados los impuestos. Cuando uno habla sobre un aumento del IVA no se trata de afectar a los más vulnerables, todo lo contrario. Se trata de captar más para poderles dar más a ellos.

Lo que está sucediendo es que con estas excepciones y exenciones, beneficios y privilegios, que impiden que un solo IVA se aplique a todo, a quienes más se beneficia es precisamente a quien menos los necesitan, a quienes tienen más recursos para consumir más. Por ello el Estado no tiene recursos para atender a los más vulnerables. Las reformas fiscales son para obtener más recursos y éstos para atender a los sectores más vulnerables que lamentablemente son numerosos en México.

En Alemania a menudo se escucha que México es un país de monopolios, en donde unas cuantas familias son cada vez más acaudaladas. ¿No se pueden hacer ahí reformas?

El tema de la competencia en México se está abordando por la vía de una nueva ley de competencia, pero también en virtud de que se están adoptando leyes específicas para los sectores. Se acaba de aprobar la de telecomunicaciones. ¿Por qué es importante la competencia? Esto no es en contra de ninguna empresa, ni de ninguna persona. De lo que se trata es de fomentar una mayor competencia, porque la competencia trae consigo mejores servicios, mejor calidad y precio y mayores opciones para los consumidores, al mismo tiempo que permite el desarrollo de nuevas tecnologías, y de la realización de inversiones. No cabe duda de que en México se nos atrasó el tema de introducir el elemento de competencia en todos los servicios, nunca es tarde para corregir el rumbo porque es absolutamente crucial. Si queremos ser eficientes y competitivos tenemos que tener más competencia dentro de la economía mexicana y abrirnos más a que haya mucho más competencia interna y externa.

Entrevista de: Eva Usi
Editor: Pablo Kummetz