1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Grupo talibán se adjudica ataque suicida en Pakistán

La explosión dejó 72 muertos y más de 300 heridos según el reporte oficial, la mayoría de los muertos son mujeres y niños que se encontraban en un parque de la ciudad de Lahore.

A medida que pasan las horas, se revelan detalles más escalofriantes del atentado suicida que dejó 72 personas muertas y más de 300 heridos en Pakistán. La explosión producida en el parque Gulshan Iqbal, en la ciudad de Lahore, lugar que se encontraba lleno de familias en una de las primeras tardes soleadas del año. El ataque tenía como objetivo matar a los cristianos que celebraban la pascua.

Personas mutiladas, además de los muertos que resultaron ser en su mayoría mujeres y niños, son las terrible imágenes que describen los testigos del ataque, incluso fue encontrada la cabeza del suicida que se hizo explotar.

Arshad Zia, encargado de la operación de rescate de las víctimas, convocó a médicos del ejército y llamó públicamente a los ciudadanos a donar sangre, mientras soldados establecieron una zona roja para garantizar la seguridad. El jefe de gobierno de la provincia de Punjab, Shehbaz Sharif, decretó tres días de duelo.

La voz del trueno

“Reclamamos la responsabilidad del ataque contra los cristianos que celebraban la Pascua”, fue la frase que aclaró la motivación y autoría del ataque que se adjudicó el grupo islamista Jamaat ul-Ahrar. La organización terrorista indicó que este atentado forma parte de una serie de operaciones bautizadas como “Saut-ul-Raad” (la voz del trueno), y que continuarán a lo largo de 2016.

“Hemos estado esperando esta ocasión. Queremos decirle al gobernante PML-N (la Liga Musulmana) y al primer ministro que hemos aterrizado en Punjab y que le alcanzaremos”, afirmó Ehansullah Ehsan, portavoz del grupo terrorista en conversación telefónica con The Express Tribune, quien también indicó a la emisora radial Voice of America Deewa que el ataque fue una respuesta a las operaciones militares del gobierno contra los yihadistas.

Muchos cristianos acusan al gobierno paquistaní de hacer poco para protegerlos, aasegurando que solamente brinda sus condolencias una vez que se producen los hechos pero hace poco para impedirlos. Hasta ahora los gobiernos de Panamá, España, Argentina y México han condenado el brutal ataque y manifiestan su pesar por las víctimas del sangriento hecho.

MN (Reuters, efe, dpa)

DW recomienda