1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Grupo de los Ocho perderá legitimidad si no incluye a nuevas potencias

La Cumbre de las ocho economías (tradicionales) más grandes del mundo en Japón es ocasión para cuestionar la legitimidad de ese club excluyente, es el tema prioritario de los columnistas europeos hoy.

default

Pirámide maya de Chichen Itzá, en México.

El diario alemán Schweriner Volkszeitung, de la ciudad de Schwerin, dice:

“El Grupo de los Ocho no puede llenar sus expectativas porque en torno a esa mesa no están sentados los países cuyo rápido crecimiento de sus economías, cuya sed de energía y bienestar social dominará el acontecer en las próximas décadas.

Si China, India, México y Brasil no son tratados como miembros con los mismos derechos, las cumbres anuales de los Ocho pierden su legitimidad. Lo que quedaría de ese evento sería sólo un ritual político. Justamente ahora que se necesita un foro representativo que ofrezca soluciones concretas a los problemas globales de hoy”.


¿Y África qué ?

El rotativo francés La Nouvelle République du Centre-Ouest, de la ciudad de Tours sur la Loire, apunta : ¿Y qué hay de las promesas hechas en las cumbres de Escocia en 2005 y de Alemania en 2007? Nicolás Sarkozy puede andar diciendo que no se va a olvidar al continente negro, pero en Japón éste está limitado al papel de limosnero.

Los poderosos de este mundo, que sólo han entregado una cuarta parte de la ayuda ofrecida a África, no están dispuestos a aumentarla. Entre otras cosas, porque tampoco tienen los medios.”

G-8 y Rusia

El periódico británico The Guardian, dice: “Ni la UE tiene una posición clara frente a Rusia y se mueve entre la concesión y la confrontación. Rusia en cambio, se busca sus propios clientes del gas y el petróleo. Los países de Occidente debieran utilizar los contratos actuales y futuros para ejercer influencia en la conducta de Moscú.

Rusia firmó la Carta de Energía que garantiza el acceso al mercado y asegura el suministro de carburantes, así como la protección de los inversionistas en la explotación, pero Moscú no ha cumplido con nada de lo acordado.

Si Rusia quiere una visa libre para Europa, debería cumplir con los requisitos básicos. Y si la palabra ‘socio’ no está de moda, por lo menos, se debiera existir el pragmatismo”.