1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Gripe porcina: “vamos a tener que aprender a vivir con el nuevo virus”

El virus H1N1 parece darnos un corto respiro, lo que no significa que podamos empezar a condenarlo al cajón de los dramas olvidados, opina el virólogo Stephan Becker. Sin embargo, advierte, no hay motivos para el pánico.

default

29 personas han muerto en México a causa del virus H1N1.

Stephan Becker ha visto muchos virus de cerca: este profesor alemán dirige el Instituto de Virología de la Universidad Phillips de Marburg. Con él, y sobre la gripe porcina, habló DW-WORLD.

DW-WORLD: México vuelve poco a poco a la normalidad: las tiendas abren de nuevo y los centros educativos reinician paulatinamente las clases, ¿podemos respirar tranquilos?

Stephan Becker: Existen ahora tantos motivos para la tranquilidad como existían antes para la histeria. La gente y los medios de comunicación han exagerado una situación que no presentaba razones para el pánico. Podemos seguir viviendo normalmente, lo único que tenemos que hacer es observar con detenimiento los casos que vayan apareciendo. Bajar la guardia ante este nuevo virus sería un error: hemos que seguir su comportamiento muy de cerca, sobre todo si de pronto desaparece.

Bildergalerie - Schweinegrippe, freies Format

No todas las mutaciones del H1N1 lo hacen más peligroso.

Ante la gripe aviar, el miedo era que se contagiase de humano a humano. Ahora estamos ante un virus que se transmite entre humanos, pero el nivel al que se debate sobre él no parece haber cambiado, ¿también todo histeria generada por los medios?

El miedo que teníamos con la gripe aviar era que el virus pudiera transmitirse de humano a humano manteniendo su agresividad. ¡Un virus altamente patológico, es decir, que genera enfermedades graves, expandiéndose por el mundo es la pesadilla de todo virólogo!

En esta ocasión, nos estamos dando cuenta de que no nos enfrentamos a una pandemia ocasionada por un virus peligroso, como hasta ahora creíamos, sino por uno que ocasiona enfermedades leves. Eso era algo con lo que nadie había contado y ahora nos toca aprender que estas cosas también existen.

¿Qué posibilidades hay de que el H1N1 sea el origen de esa pesadilla?

Cada año nos enfrentamos a oleadas gripales en todo el mundo. En Alemania suelen aparecer en los meses de invierno y el nuevo virus no alcanza ni de lejos las dimensiones de ese sinfín de infecciones de influenza que vivimos todas las temporadas.

Por otra parte, no sabemos cómo va a seguir desarrollándose el H1N1. Tampoco sabemos en qué fase se encuentra la epidemia: si los casos se van a ir reduciendo o si se trata de una pausa temporal. Puede que el virus desaparezca ahora y reaparezca en invierno con la gripe normal. Tal vez para entonces haya cambiado y genere enfermedades graves, o quizás siga igual, o también puede ser que nunca vuelva a hacer acto de presencia: nadie lo sabe.

Constantemente se dice que el gran peligro lo representa una posible mutación del virus, ¿qué quiere decir eso exactamente?

Estos virus gripales mutan constantemente: cada vez que se transmiten entre humanos mutan porque su genoma es muy inestable. Estas mutaciones no implican necesariamente que el virus se vuelva más peligroso, también puede suceder que pierda agresividad. Por lo tanto, el peligro no emana de la mutación en sí, sino de las mutaciones en ámbitos muy concretos.

El nuevo virus parece no afectar proporcionalmente tanto a los ancianos y a los niños, como es habitual con las gripes, sino a personas jóvenes, ¿qué significa eso?

De momento, nadie lo sabe. Puede que muchas personas mayores ya hayan estado en contacto virus similares al porcino, lo que les proporcionaría cierta inmunidad. Pero eso no son más que especulaciones.

Symbolbild Schweinegrippe erreicht Deutschland

"Las autoridades europeas estaban bien preparadas".

En México empiezan a escucharse críticas a la actuación del Gobierno, ¿puede hablarse de una reacción efectiva a la alarma sanitaria?

Ésta ha sido la primera vez que hemos seguido un proceso infeccioso realmente de cerca. Casi desde el mismo inicio del brote, en México o en Estados Unidos, se sometió al virus ha estrecho análisis y estudio. Todos los aviones que salían de México y Estados Unidos estaban bajo observación. No puedo valorar la actuación del Gobierno mexicano, pero sí puedo decir que en Alemania y en Europa las autoridades estaban muy bien preparadas. Lo que pasa es que este tipo de virus son muy difíciles de controlar porque tienen el inconveniente de que pueden ser transmitidos por personas infectadas pero que no presentan síntomas.

El Gobierno mexicano se queja de unas medidas de seguridad que considera desproporcionadas: incluso ayuda humanitaria procedente del país ha sido rechazada, ¿se está exagerando?

Sin lugar a dudas, se está exagerando. Ésta va a ser una de las lecciones que tenemos que sacar de la pandemia. No puede ser que no se deje a alguien entrar en un país por el simple hecho de que proceda de México. Para el futuro, las autoridades y los medios de comunicación van a tener que aprender a informar a la gente sobre sucesos de este tipo sin desatar un pánico injustificado.

¿Significa eso que tenemos que prepararnos para el próximo latigazo de la epidemia?

Yo creo que el virus actual va a volver a aparecer: se transmite con demasiada facilidad de humano a humano, se reproduce eficientemente en los cerdos…se esconde demasiado bien como para poder ser eliminado completamente. Éste virus va a acompañarnos los próximos años. Vamos a tener que acostumbrarnos a vivir con él.

Autora: Luna Bolívar Manaut

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda