1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Greenpeace protesta contra la política pesquera de la UE

La organización écologista Greenpeace protestó en Bruselas contra la Política de Pesca Común, al iniciar las deliberaciones de los ministros sobre las cuotas pesqueras para 2008.

default

La policía belga inicia la remoción de los activistas de Greenpeace.


Unos 200 activistas provenientes de unos 14 países europeos bloquearon el acceso de la sede de la Comisión Europea al comenzar las negociaciones de los ministros de pesca sobre las nuevas cuotas pesqueras para el 2008. Greenpeace acusa a los ministros permitir desde hace años cuotas demasiado altas lo que representa una amenaza para numerosas especies. Greenpeace demanda, para proteger las especies marinas, poner en manos de los ministros del Medio Ambiente la decisión sobre las cuotas pesqueras.

“La política pesquera europea es un negocio en quiebra que es mantenido artificialmente con vida a través de subvenciones de los países miembros”, afirma en conversación con DW-WORLD, la experta en ciencias marinas de Greeenpeace, Iris Menn. La especialista criticó duramente la actual política pesquera comunitaria que ha permitido durante años una pesca excesiva. “Si el Consejo de Ministros dirigiera una empresa hace mucho que lo habrían disuelto por incompetencia”, afirma.

Dramática reducción de las especies

La organización ecologista demanda un cambio en la política europea que tenga en consideración el Medio Ambiente, la preservación de ciertas especies que a su vez son la fuente de ingresos de pescadores. Desde los años 80 se puso en práctica una agresiva política pesquera que ha tenido como consecuencia una reducción de hasta un 75 por ciento de las especies marinas explotadas comercialmente. Ejemplo de ello es el bacalao que habita la zona del Báltico. Se le ha pescado de tal manera que la especie se encuentra amenazada de extinción.

“Antes había en los mares numerosos refugios para peces y otros habitantes de los mares, a los que no tenía acceso el ser humano”. La activista reclama proteger con leyes zonas de protección marítimas en donde no puedan entrar barcos pesqueros. En el centro de la crítica de Greenpeace se encuentran países como España, que reclama cuotas aún mayores para pescar merluza cantábrica.

En la propuesta presentada por la Comisión Europea se mantiene la actual prohibición de pesca de anchoa en el golfo de Vizcaya, al menos durante el primer semestre de 2008. Francia también quisiera que se levantara la veda, pero acepta la propuesta. Bruselas también propone que se reduzca en un 10 por ciento los días que pasan en el mar los barcos dedicados a la captura de merluza y de cigala en aguas del mar Cantábrico, actividad en la que participan entre 100 y 120 barcos pesqueros. En vez de 216 días permitidos quedarían 194. España pide que no haya reducciones. La merluza es la especie comercial más importante para la flota pesquera española.

Degradación continua

Desde hace años distintas organizaciones han presentado estudios sobre el peligro de una pesca excesiva de los mares. Hace unos meses, por petición de la Unión Europea fue presentado un estudio en el que participaron 28 grupos de investigación provenientes de 15 países. El estudio, publicado el Día Mundial de los Oceanos por la organización ELME, siglas en inglés de Estilos de vida Europeos y Ecosistemas Marinos. Los expertos del ELME afirman que como resultado de la ampliación de la Unión Europea, la creciente actividad económica y el estilo de vida de los países miembros, se han producido graves transformaciones en los mares. Los expertos detectaron excesivos nutrientes derivados de vertientes industriales con altos contenidos de fertilizantes y contaminantes químicos.

DW recomienda

Enlaces externos