1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Grecia: una sociedad dividida antes del referéndum

Ante el referéndum sobre la política de ahorro, la sociedad griega está dividida entre los partidarios de la izquierda y los pro-europeos, que enarbolan argumentos muy distintos.

default

Referéndum en Grecia: Una decisión clave para el futuro en Europa

En los últimos días antes del referéndum, el debate sobre el papel que juega Grecia frente al resto de Europa es cada vez más emocional. Según las encuestas, los griegos siempre fueron grandes partidarios de la integración europea desde su entrada en 1981. No solo por las ayudas financieras de Bruselas, sino también porque Europa siempre apoyó la estabilidad de la región y eso se aprecia.

Este lunes, más de 20.000 personas participaron en una manifestación por el “No” ante el parlamento griego. Para los asistentes, sería un “No” a una política de austeridad impuesta desde fuera, pero no tendría relación alguna con la pertenencia de Grecia en la UE. Días después, volvieron las manifestaciones contra el ahorro y pese a que al principio afrontaban la consulta en desventaja, las encuestas ahora hablan de un resultado ajustado.

Para Sporis Koreas, es razón suficiente para salir a la calle. “Queremos recuperar nuestra propia vida y poner fin a este empobrecimiento. Por eso pedimos orgullosos el No este domingo”, aclara a DW. Ante la pregunta de si tiene miedo de que el referéndum divida a la sociedad griega sobre su futuro en Europa, Sporis no se deja desconcertar: “La libertad no es otra cosa que superar los miedos. El que actúe con miedo, vivirá en la esclavitud”.

Reminiscencias del pasado

El enfrentamiento entre los partidarios del “Sí” y el “No” deriva cada vez más en una carrera emocional. Muchos de los manifestantes no solo piensan en el futuro del país, sino también en el pasado. Sobre todo, en la lucha de la generación de su padres por la democracia. La activista Sonia lo recuerda: “En julio de 1965, el palacio intervino y derrocó a un Gobierno elegido democráticamente. Entonces salimos a la calle para defender la democracia. Quien iba a pensar que cincuenta años más tarde alguien iba a intervenir el país de forma tan brusca. Y precisamente la UE, que otras veces se jacta de ser tan democrática”, opina Sonia.

Esta comparación histórica está cada vez más presente en las calles de Atenas. En 1965, el joven rey Konstantin derrocó al Gobierno progresista recién elegido de Giorgios Papandreou. Aparentemente, para evitar una revolución comunista. La gente salió a la calle y la crisis política terminó en un golpe de Estado en 1967. Allí comenzó el fin de la democracia, pero también la creación el mito de la dinastía Papandreou, que aún hoy es referencia en la vida política de Grecia. ¿Querrá Alexis Tsipras unirse para pasar a la historia como un héroe?

Una opción normal

Para los partidarios del “Sí”, que también se manifestaron el martes, la idea es bien distinta. “Hace años que no iba a una manifestación, pero ahora quería estar”, aclara Vassiliki. Ella no entiende otro camino que el del “Sí” a Europa. “Aquí se decide el futuro de nuestro país”, advierte. Con su estatus de abogada, disfruta de cierto bienestar y sus hijos reciben una educación liberal, pro europea y en varios idiomas. Forma parte de una generación que cree en una Europa sin fronteras y no quiere arriesgar eso de ninguna forma. “Creo que es increíble que haya que luchar por algo que sería lo más normal”, se indigna.

Mientras los partidarios del “Sí” hablan de una votación sobre el futuro de Grecia en Europa, la parte contraria solo la considera como una decisión sobre las propuestas de los acreedores. Y pese a que la contienda por el significado del referéndum continúa, Tsipras ya se ocupó de cumplir con su parte: “El que vote por el Sí será corresponsable de la continuación de la política de austeridad”, advertía en un discurso televisado este miércoles. Para el escritor Christos Chomenidis, un comportamiento inadmisible: “Nunca antes un presidente había calificado a los electores de culpables solo por no compartir su opinión”, concluía en una entrevista en la cadena de TV Antenna.