Grecia se ajusta el cinturón, pero ¿hasta dónde? | Economía | DW | 28.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Grecia se ajusta el cinturón, pero ¿hasta dónde?

En medio de huelgas, el Parlamento griego debate esta semana las medidas de ahorro exigidas por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para otorgar crédito a Grecia y evitar así que caiga en bancarrota.

Medidas de ajuste: desafío para Grecia.

Medidas de ajuste: desafío para Grecia.

Este martes, Grecia despertó en medio de una huelga general por 48 horas que amenaza con paralizar el país y que finalizaría el miércoles, 29 de junio, fecha en que se someterá a votación en el Parlamento el plan de austeridad del gobierno de Giorgios Papandreu, que tiene por objetivo el ahorro de 78 mil millones de euros. Este plan de ahorro es condición esencial para que Grecia obtenga un nuevo paquete de ayuda financiera sin el cual corre peligro de caer en suspensión de pago.

Ajuste de cinturón: 7.000 euros por cabeza

Grecia cuenta con una población de más de 11 millones de personas, por lo cual el ahorro de 78.000 millones de euros significa que cada ciudadano griego deberá economizar alrededor de 7.000 euros, y, si los diputados aprueban el paquete, eso se hará sentir – y mucho- en el bolsillo de la gente.

Como ejemplo concreto, se sentirá en los sueldos, ya que, entre otras medidas, el Estado griego planea descontar un impuesto a la solidaridad que se aplicará a partir de un ingreso mensual de 1.000 euros. En los salarios más altos, el impuesto será hasta de un 4 por ciento. Para dar el ejemplo, la clase política, desde intendentes hasta ministros y altos funcionarios, destinarán un 5 por ciento de su salario al impuesto a la solidaridad.

Protestas frente al Parlamento griego.

Protestas frente al Parlamento griego.

Cigarrillos: 70 por ciento de impuestos

También el impuesto al automotor subirá un 10 por ciento, y el aceite combustible llegará a los 5 centavos el litro. Otras profesiones, como abogados, operarios y trabajadores autónomos deberán desembolsar un impuesto adicional de aproximadamente 300 euros.

Es claro que la ciudadanía griega está en contra de estas medidas. “Piensan que la solución es aplicar impuestos a todo. Al comprar un paquete de cigarrillos, se paga directamente un 70 por ciento de impuestos”, dice un ciudadano griego en Atenas.

Aumento de impuestos a casas, yates, piscinas y del IVA

El plan de Papandreu implica que serán los más pudientes los que desembolsen más para volver a llenar el erario público. Quien posea una casa cuyo precio esté por sobre los 200.000 euros deberá pagar un tributo adicional. Lo mismo se aplicará a dueños de yates de más de 6 metros de eslora y a quienes posean piscinas. Cuanto más grandes, más alta será la tasa impositiva.

De aprobarse el paquete de austeridad, también será más caro ir a un restaurante o a un bar, ya que el Impuesto al Valor Agregado aumentará del 13 por ciento al 23 por ciento. “No me queda otro remedio que pagar yo mismo el aumento, ya que, si lo aplicase a los precios, ya no vendría gente a consumir porque nadie tiene dinero”, se lamenta el dueño de una taberna en las afueras de la capital helena.

Con esta medida, se espera que lleguen a las arcas públicas 28.000 millones de euros en un lapso de cuatro años.

Huelga general en Grecia (28/6/2011).

Huelga general en Grecia (28/6/2011).

Privatización masiva de empresas públicas

El gobierno griego planea obtener los otros 50.000 millones a través de la venta y privatización de empresas estatales como los ferrocarriles, la proveedora de agua y obras sanitarias de Tesalónica y la empresa estatal de gas, así como las participaciones del Estado en el aeropuerto de Atenas y en la proveedora de electricidad del país.

Los empleados estatales han comenzado hoy, martes, 27 de junio, con las huelgas contra el plan de ajuste que se piensa aplicar al sector. El vocero del sindicato de empleados públicos anunció que seguirán en huelga hasta que el Gobierno revierta las medidas.

Uno de los temores de los estatales es que los inversores privados les impongan un recorte de salarios y beneficios. Hasta el momento, los trabajadores de la compañía de electricidad griega podían obtener servicios en forma casi gratuita, pagando sólo un 15 por ciento del precio real. Este es sólo un ejemplo de todo aquello a lo que deberá renunciar a partir de ahora el ciudadano griego.

“Esto es un barril sin fondo y hay que ponerle fondo”

Evangelos Venizelos, ministro griego de Finanzas.

Evangelos Venizelos, ministro griego de Finanzas.

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, dio a conocer las medidas de austeridad el fin de semana pasado diciendo que no quedan dudas de que el programa de ahorro es duro y hasta injusto, pero que se debe implementar para evitar que Grecia entre en suspensión de pago.

“Esto es un barril sin fondo y hay que ponerle un fondo. Y sólo habrá crecimiento económico y disminuirá el desempleo cuando hayamos construido ese fondo. Pero antes debemos asegurar el pago de nuestras deudas”, dijo el ministro griego de Finanzas.

Las primeras medidas de ahorro se aplicarán este año a fin de que el déficit fiscal de Grecia se reduzca de un 10,5 por ciento a un 7,5 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI). De esa manera, Grecia todavía estaría entre los últimos orejones del tarro de la eurozona, pero, al menos, en una situación mejor, en cuanto a su déficit presupuestario, que países como Gran Bretaña, EE. UU. o Japón, cuyo endeudamiento, se estima, alcanzará este año de un 8 a un 10 por ciento del PBI.

Autor: Thomas Bormann/ Cristina Papaleo
Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda