1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Gran coalición en Grecia: ¿Bendición o maldición?

Por primera vez desde el estallido de la crisis de deuda, una gran coalición entre la izquierda y los conservadores en Grecia parece factible. Algo ante lo que el ex primer ministro Alexis Tsipras se muestra reacio.

Las últimas encuestas preelectorales ponen al partido de izquierda Syriza de Alexis Tsipras y al partido de la oposición Nueva Democracia, liderado por el expresidente del Parlamento, Evangelos Meimarakis, casi al mismo nivel. Si se cumplen las predicciones, Syriza ganaría con una pequeña ventaja.

Junto a los dos favoritos aparecen otros siete partidos con opciones a entrar en el parlamento griego. Por lo tanto, puesto que es muy probable que ni la izquierda ni los conservadores sean capaces de lograr una mayoría absoluta, su victoria electoral dependería de sus socios de coalición.

Todos los partidos de la oposición, entre ellos los comunistas ortodoxos (KKE) y la escisión de Syriza “Unidad Nacional” están seguros de una cosa: Los grandes partidos ven con buenos ojos una gran coalición. Si se da el caso, las medidas de austeridad que aprobaron ambos partidos en agosto podrían ser revocadas. El líder de los conservadores, Meimarakis, aboga por una gran coalición y se mostraría dispuesto a abandonar el cargo de primer ministro si el gobierno conjunto lo exigiera.

Durante mucho tiempo, el ex primer ministro Tsipras esquivó el tema. En los últimos días de la campaña, sin embargo, ha expresado su opinión al respecto. Una coalición con los conservadores sería “poco natural”, explicó en el reciente debate televisivo entre los principales candidatos.

Poco tiempo después, en una entrevista con un periódico, Tsipras advirtió a los políticos de izquierda que la última gran coalición bajo el liderazgo del exvicepresidente del BCE Loukas Papademos en 2011 fue “dolorosa para las personas y la sociedad” y condujo a la desestabilización del país.

A diferencia de lo ocurrido otras veces, durante esta campaña Tsipras se ha abstenido de atacar personalmente a sus adversarios conservadores. Lo que plantea la sospecha de que una gran coalición es factible.

Los votantes indecisos

Según las estimaciones del diario ateniense “Ethnos”, los principales candidatos tratarán de ganar el voto de los 650.000 griegos indecisos durante las próximas 48 horas. Ante esta incertidumbre, los principales partidos podrían tener la oportunidad de obtener una amplia mayoría o, por el contrario, podrían ser sus socios de coalición quienes impusieran su propia agenda.

Griechenland Wahlen Wahlplakat mit Alexis Tsipras in Athen

Tsipras: Coalición con conservadores sería “poco natural”

“El domingo, el experimento Syriza habrá terminado”, anunció el jueves (17.09.2015) por la noche el líder de la oposición Meimarakis, en su último gran mitin antes de las elecciones.

Según las encuestas, la mayoría de los griegos daría la bienvenida a una gran coalición. “No creo que esta coalición resulte muy eficaz y ayude a avanzar con mayor rapidez las reformas necesarias”, opina el analista económico Kostas Stoupas en una entrevista con DW. Su razonamiento es el siguiente. La naturaleza del partido Syriza le obliga a hacer constantemente el trabajo de la oposición, aunque estén en el Gobierno.

La alternativa: coalición con los socialdemócratas

Si la demoscopia acierta, la otra alternativa sería que el ganador de las elecciones formase una coalición con el resto de partidos de izquierda. Tanto si gana Syriza, como si lo hace Nueva Democracia, habría dos socios potenciales: el socialdemócrata Pasok o la formación social-liberal To Potami (El Río) del periodista Stavros Theodorakis. Ambos partidos cuentan con un 5 por ciento de apoyo y se muestran dispuestos a gobernar en coalición.

Lo que sí parece improbable es que Syriza proponga una coalición con el nuevo partido de izquierda Unidad Popular del exministro de Energía, Panagiotis Lafazanis. Hace unas semanas, el partido fue fundado con el objetivo declarado de consolidarse como la tercera fuerza más importante de Grecia, y entre sus propuestas destacan el fin de las políticas de austeridad y el regreso al dracma. Según las últimas encuestas, Unidad Popular suma menos del 4 por ciento de intención de voto.