1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Gobierno de Trípoli niega secuestro de cuatro italianos

El presidente del Gobierno libio no reconocido de Trípoli, Jalifa al Gauil, descartó este jueves (23.07.2015) que milicias afines sean las autoras del reciente secuestro de cuatro ciudadanos italianos en el oeste del país. En declaraciones divulgadas por la agencia de noticias estatal WAL, Al Gauil apuntó que “es muy probable que los secuestradores sean criminales que quieren desestabilizar las relaciones con Italia”.

Otras fuentes del gobierno de Trípoli citadas por WAL señalaron que las investigaciones progresan con el ánimo de rescatarlos con vida y devolverlos a su país en paz. “Este acto cobarde no afectará a las relaciones de amistad entre los pueblos libio e italiano”, afirmó el gobierno de Trípoli, que renovó su llamamiento a la comunidad internacional para trabajar conjuntamente a fin de erradicar al terrorismo.

Los cuatro italianos fueron secuestrados el pasado lunes y según explicó el Ministerio italiano de Asuntos Exteriores en un comunicado son empleados de la sociedad Bonatti y trabajaban en una empresa constructora en el complejo que la multinacional petrolera ENI tiene en la localidad libia de Mellitah.

Fuentes de seguridad de la vecina ciudad de Sabrata aseguraron a EFE, por su parte, que los rehenes estaban en manos de milicianos de “Yeis al-Kabil” (Ejército de las Tribus), uno de los grupos incluidos en la plataforma armada “Fajr Libya”, que lucha a favor del gobierno de Trípoli. “Se ha abierto una investigación y se ha detenido al chofer que conducía el vehículo en el que viajaban los secuestrados para conocer las circunstancias en que se produjo el incidente”, agregaron las fuentes.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera militarmente al éxito del alzamiento contra el régimen dictatorial del coronel Muamar el Gadafi. Desde entonces, el país está dividido, con dos gobiernos que luchan por el control de los recursos naturales apoyados por antiguos miembros del anterior régimen gadafista, islamistas, líderes tribales y señores de la guerra que trafican con armas, drogas y personas. (EFE)