Gobierno británico investigará actuación contra brasileño Miranda | Europa | DW | 22.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Gobierno británico investigará actuación contra brasileño Miranda

Habrá una investigación independiente sobre la actuación de autoridades del aeropuerto de Heathrow contra el brasileño David Miranda, pareja del periodista de “The Guardian” que difundió información de Edward Snowden.

David Anderson, el hombre nombrado por el gobierno y Parlamento británicos como revisor de la legislación contra el terrorismo, anunció una completa investigación de los procedimientos seguidos para aclarar si la ley antiterrorista se aplicó "conforme a la ley y de forma adecuada y humana", escribió en una carta a la ministra del Interior, Theresa May.

Miranda fue retenido e interrogado el pasado domingo durante nueve horas en el aeropuerto de Heathrow, bajo la base de una ley antiterrorista. Además se le incautó su computadora portátil y su teléfono móvil.

En el momento de su detención, el brasileño llevaba material de investigación de su pareja, el periodista Green Grenwald, de The Guardian. Se cree que se trataba de nuevas revelaciones del informante estadounidense Snowden sobre programas de espionaje de los servicios secretos. Según expertos, la ley antiterrorista debe aplicarse sólo cuando existen sospechas de terrorismo contra alguien.

Recurso de Miranda aceptado

Entretanto, el Tribunal Supremo británico aceptó este jueves un recurso de urgencia interpuesto por el brasileño contra su detención por la policía del aeropuerto durante casi nueve horas y contra la incautación, para impedir que el gobierno pueda ver, copiar o difundir los archivos digitales que le incautaron.

La más alta institución judicial civil de Londres decidió que hasta el 30 de agosto y hasta que se tome una decisión definitiva, el material que le incautaron las autoridades en el aeropuerto londinense de Heathrow no podrá ser utilizado si no se demuestra que afecta a la seguridad nacional. Para probarlo, la policía dispone de siete días. La abogada de Miranda, Gwendolen Morgan (en la foto principal del artículo), consideró la decisión del tribunal "un éxito parcial".

Por su parte, la policía británica inició un proceso de investigación formal, al considerar que el material incautado a Miranda es "altamente sensible y su publicación podría dañar gravemente la seguridad pública" y poner vidas en riesgo, según dijo el representante legal del gobierno en el proceso, Jonatahan Laidlaw. La policía dijo además que una revisión inicial de los datos había dado pie a una investigación criminal de funcionarios de contra-terrorismo.

David Miranda: Me amenazaron con detenerme si no cooperaba.

David Miranda: "Me amenazaron con detenerme si no cooperaba."

Gobierno británico bajo presión

Miranda, dijo, no tenía conocimiento del inicio de un proceso de investigación en su contra por parte de la policía. "No hay base para ello", consideró. La detención e interrogatorio de Miranda en la zona de tránsito del aeropuerto de Heathrow el pasado domingo bajo la base de una ley antiterrorista del año 2000 desató numerosas críticas. Miranda denunció haber sufrido "tortura psicológica" por parte de la policía y dijo que le amenazaron con pasar nueve años en Guantánamo. "Me amenazaron con detenerme si no cooperaba", dijo a Deutsche Welle.

Desde entonces el gobierno británico se ha visto presionado, pues el caso de Miranda se vio agravado tras la denuncia del redactor jefe de The Guardian, Alan Rusbridger, de presiones por parte del ejecutivo de Londres para entregar o destruir datos sensibles. Además, aseguró que funcionarios del servicio secreto se presentaron en el periódico para comprobar la destrucción de discos duros con material sensible.

Rusbridger anunció mientras tanto nuevas informaciones en el affaire por las prácticas de espionaje de los servicios secretos desveladas por Snowden. "En las próximas semanas sabremos más, especialmente sobre las relaciones entre gobiernos, servicios secretos y las grandes empresas de tecnología e Internet", dijo al portal alemán Spiegel Online.

rml (dpa, Reuters)