1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Gobierno australiano se disculpa por adopciones forzadas

El gobierno de Australia se disculpó por la política que se aplicó en décadas pasadas de obligar a las madres solteras a entregar a sus bebés en adopción.

Julia Gillard

Julia Gillard

Las palabras no pueden reparar el daño, dijo la primera ministra Julia Gillard en el Parlamento. Esa presión de darle bebés a las parejas sin hijos "golpeó el lazo más sagrado que existe: el vínculo entre una madre y su bebé", sostuvo.

Entre las décadas de 1950 y 1970 se estima que unos 150.000 niños fueron entregados en adopción en contra de la voluntad de sus madres. Unas 800 madres y adoptados

estaban presentes en el Parlamento para escuchar la disculpa de Gillard. El gobierno prometió financiar terapias para los afectados.

Ser menor y madre, un problema

Ser menor de edad y estar embarazada era un escándalo en la puritana Australia de los años 50-70. Con la moral como bandera, el Estado arremetió contra estas jóvenes madres, a las que a menudo se les apartó de sus hijos ya en la sala de partos, muchas veces contra su voluntad.

Aquellas mujeres fueron obligadas a firmar los papeles de adopción. Y así, unos 150.000 niños fueron a vivir con familias a las que el Estado consideraba dignas. Ahora, el gobierno se avergüenza de esta política.

En aquel entonces, muchas madres menores de edad acababan en instituciones para mujeres marginadas. "Una madre me dijo que tenía tres opciones: dar al bebé en adopción, casarse o tirarse desde un puente", dice Anne, portavoz de la organización Adoption Jigsaw, que ocupa de las víctimas de adopciones forzadas.

CP/er (dpa, rtr)