1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Gobierno argentino considera "opositora" la marcha en memoria de Nisman

Miembros del Gobierno argentino denuncian la agresividad de los manifestantes que tomaron parte ayer en la marcha por el fiscal Alberto Nisman. Jefe del Gabinete advierte del interés político oculto detrás de la marcha.

El gobierno de Argentina ha calificado la multitudinaria marcha de ayer en memoria del fiscal Alberto Nisman como "opositora". Según el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, "detrás de estas manifestaciones existe siempre un interés político. Se trató de una marcha opositora que ha potenciado el silencio con expresiones agraviantes".

En su habitual rueda de prensa matutina, Capitanich insistió en la actitud de los manifestantes. Según él, durante la marcha hubo "expresiones fuertemente agresivas a la presidenta de la nación". Una opinión que comparte el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández. "El homenaje a Nisman solamente cupo por parte de la familia. Lo demás es lisa y llanamenta una marcha opositora, basta ver los insultos que hubo a la presidenta. No hemos cambiado nada con respecto a otras oportunidades", aseguró.

Asimismo, el secretario general señaló las intenciones desestabilizadoras de los organizadores, a quienes advirtió que no "podrán empujar al gobierno". "Hay vocación de desestabilizar, lo han expresado algunos de esos fiscales que organizaron la marcha de ayer. Tenemos la obligación de hacerlo conocer, no porque tengamos miedo ni porque nos preocupa, sino porque el pueblo tiene derecho a saber que estas cosas suceden en la cabeza de esta gente, que tiene mucho desprecio por gobiernos constitucionales que no sean aquellos que los han favorecido históricamente", denunció Aníbal Fernández.

Una marcha multitudinaria

La lluvia, por momentos torrencial, que azotó a Buenos Aires el miércoles (18.02.2015) no fue impedimento para que decenas de miles de argentinos se congregaran en la llamada “Marcha del Silencio” en memoria del fiscal Alberto Nisman, muerto hace exactamente un mes en extrañas circunstancias en su departamento del barrio de Puerto Madero, en la capital de Argentina.

La manifestación, convocada por un grupo de seis fiscales argentinos, contó con la presencia de la exesposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, las dos hijas del fiscal, familiares, amigos y ciudadanos que quisieron rendir un homenaje al hombre que investigaba el atentado contra la mutual judía AMIA ocurrido en 1994 y que falleció apenas cuatro días después de haber denunciado a la presidenta Cristina Fernández por supuesto encubrimiento de sospechosos iraníes.

La marcha arrancó bajo una intensa lluvia desde la Plaza del Congreso, con dirección a la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, sede del Ejecutivo. Según el diario argentino Clarín, la presidenta Cristina Fernández había abandonado el edificio con rumbo a su residencia de veraneo, cerca de Mar del Plata. La manifestación también contó con el respaldo de referentes opositores, candidatos presidenciales y representantes de sectores sociales y asociaciones civiles.

Críticas del gobierno

En los días previos, la convocatoria había sido rechazada por el gobierno, al considerar que tenía un sesgo político opositor, aunque el secretario general de Presidencia, Aníbal Fernández suavizó este miércoles la tensión al afirmar que “iría a la marcha”, pero que no lo haría porque “sería una provocación”. Frente a las críticas, los convocantes, entre los que se encuentran algunos de los fiscales argentinos más destacados, afirmaron que la marcha solamente busca rendir homenaje a Nisman.

Argentinen Demonstration in Buenos Aires Alberto Nisman

Según los cálculos, entre 300.000 y 400.000 personas tomaron parte en la marcha que tuvo lugar en Buenos Aires.

Algunos de los presentes portaban carteles con consignas como “Todos somos Nisman”, “Cristina, no te metas con la República” y “Justicia”, mientras otros gritaban “Argentina sin Cristina” o “asesina, asesina”. Las manifestaciones se repitieron en distintas ciudades del interior, como Santa Fe, Córdoba, Rosario y Mar del Plata, así como en Australia, Alemania, Francia, España y otros países.

DZC/JC (EFE, dpa, Clarín, Página12)

DW recomienda