1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Gobierno alemán quiere endurecer leyes contra potenciales yihadistas

El gabinete de Gobierno de Berlín aprobó un borrador para retirar la cédula de identidad a potenciales yihadistas en Alemania, una medida que para algunos juristas podría ser cuestionable.

Según la última información aportada por el ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, unos 600 yihadistas habrían viajado de Alemania a Oriente Próximo para unirse al Estado Islámico (EI). Ante esta situación, el Gobierno podría retirar en el futuro la cédula de identidad a todos los sospechosos de querer participar en la yihad. A cambio, recibirían un documento sustitutorio con el que no podrían salir de Alemania.

Este planteamiento no surge como respuesta a los atentados de Paris, sino que está siendo estudiado por el Ministerio desde hace tiempo tras la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que instaba a países miembros a “impedir el desplazamiento de terroristas o grupos terroristas”. Esto obligó a actuar al Gobierno federal como respuesta al aumento de sospechosos de terrorismo que abandonaban el país a través de Turquía con destino a Siria e Irak.

“Que Alemania no exporte terrorismo”

Durante la ronda de preguntas en el Parlamento alemán, de Maizière se enfrentó a las críticas que la oposición planteó por esta medida: “No creo que sea desmesurado actuar para que Alemania no exporte terrorismo”. Hasta el momento, la ley permitía únicamente la retirada del pasaporte a los sospechosos de terrorismo. Aun así, los yihadistas alemanes podían seguir entrando libremente a Turquía con un simple documento de identidad y desde ahí salir hacia Siria e Irak.

Algunos juristas alemanes también dudan sobre la viabilidad de la retirada de documentos. Quién no tenga cédula de identidad, tendrá que enfrentarse a consecuencias en el día a día, advierte el jurista de Passau Gerrit Hornung a DW: “Desde recoger un paquete hasta registrarse en un hotel o abrir una cuenta de banco. Por norma general, eso sería una injerencia injusta en los derechos individuales”. Un documento sustitutivo como el que quiere implantar de Maizière conllevaría además un peligro de estigmatización. Sobre todo, si solo se emite para un determinado grupo de personas e identifica al portador como “peligro islamista”, aclara Hornung.

Un carné sin marcas

El ministro del Interior, Thomas de Maizière, aludió a una variante de documento sustitutorio que respete los derechos fundamentales. Nadie pretende aprobar una cédula marcada en rojo donde ponga “Solo válido en Alemania”. El nuevo modelo sería ópticamente similar al documento provisional que recibe un turista alemán cuando pierde el original en el extranjero, con una única diferencia: en la última página habría una frase traducida a todos los idiomas europeos que diría: “No válido para salir de Alemania”.

Entre la oposición, responsables de política interior de Los Verdes calificaron el proyecto como una “política de símbolos”. La vigilancia del cumplimiento de las prohibiciones de salida sería más efectiva que la retirada de la cédula, aclaraba la portavoz de Interior de Los Verdes Irene Mihalic, criticando que tales prohibiciones no estén todavía registradas en el sistema de información del espacio Schengen. De Maizière reconoció que eso sería técnicamente posible, pero para la aprobación jurídica podrían pasar dos años y eso sería demasiado tiempo.