1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Gobierno alemán ofrece garantías por 470,000 millones de euros

El gobierno alemán de la canciller Angela Merkel anunció hoy que los paquetes de emergencia para salvar al sistema bancario internacional son "un primer paso hacia una nueva constitución del mercado financiero". "Estamos tomando medidas duras para que esto que estamos viviendo no se vuelva a repetir nunca jamás", dijo Merkel al anunciar hoy en Berlín un plan de rescate con garantías y líneas de crédito de hasta 470.000 millones de euros (640.000 millones de dólares).

El plan "está destinado a salvaguardar a la ciudadanía y no para proteger los intereses de los bancos", subrayó la jefa de gobierno alemán, subrayando la necesidad de apuntalar el sistema financiero para evitar peores consecuencias para la economía real. Los gastos del Estado no afectarán los volúmenes de las inversiones ni tampoco de las prestaciones sociales, sostuvo la líder democristiana, quien sin embargo dio a entender que esta semana el gobierno deberá reconsiderar, con una corrección sustancial a la baja, el pronóstico de crecimiento de 1,2 por ciento previsto para 2009.

La ayuda estatal al sistema financiero estará condicionada a concesiones que deberán otorgar los bancos que quieran beneficiarse del apoyo estatal. Se trata del mayor plan de ayuda financiera de la posguerra. El paquete de medidas fue acordado hoy por el gabinete y en el transcurso de la semana deberá ser aprobado por el Parlamento en Berlín, donde la alianza de gobierno de los democristianos de Merkel y los socialdemócratas del ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, tiene una amplia mayoría.

El paquete de emergencia está compuesto por dos columnas, según explicó el ministro Steinbrück. Por un lado, el gobierno podrá operar una línea de crédito de unos 70.000 millones de euros (95.450 millones de dólares) para apuntalar entidades bancarias en crisis y evitar adquisiciones de riesgo por parte de terceros. A esta suma se le podrán sumar, en caso de necesidad, otros 10.000 millones de euros (13.600 millones de dólares). Además, el gobierno ofrecerá garantías estatales de capitalización para el mercado interbancario a través de un "Fondo de Estabilización Financiera", dotado de un máximo de 400.000 de euros (545.000 millones de dólares) hasta el 31 de diciembre de 2009. Las garantías se ofrecerán para financiar créditos deudores a corto plazo de hasta 36 meses.

De esa suma, el gobierno alemán considera que habrá riesgo de amortización de un cinco por ciento, con lo que el presupuesto nacional podría enfrentar desembolsos reales de unos 20.000 millones de euros (27.200 millones de dólares). Los bancos que recurran a esta ayuda deberán ofrecer hacer "grandes concesiones", afirmaron hoy fuentes parlamentarias del oficialismo, que detallaron que pueden ir desde controles en los ingresos de los ejecutivos de los bancos hasta la cesión de determinados activos y la participación de futuros beneficios.

Merkel dijo en la rueda de prensa que se introducirán nuevas directrices para la contabilidad de los bancos, buscando una mayor transparencia.