Gobierno alemán crea banco central de datos de neonazis | Alemania | DW | 19.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Gobierno alemán crea banco central de datos de neonazis

Con un paquete de medidas, el Gobierno alemán propone crear una nueva base de datos para coordinar la lucha contra neonazis violentos. La policía y los servicios secretos reunirán sus datos en esa central.

En un primer momento, la ministra alemana de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger mostró cierto escepticismo. “¿Qué tiene de nuevo una base datos centralizada?”, fue su respuesta a la idea del ministro del Interior, Hans-Peter Friedrich, de la Unión Social Cristiana (CSU), acerca de crear una central de datos para neonazis.

En realidad, esa idea no es nueva en absoluto, ya que desde 2001 existen las llamadas “bases de datos consolidadas”, en las cuales se recogen informaciones sobre delincuentes de derecha y de izquierda, así como sobre crímenes de trasfondo político.

La ministra cede

Dispuestos a un acuerdo: ministra alemana de Justicia y ministro alemán del Interior.

Dispuestos a un acuerdo: ministra alemana de Justicia y ministro alemán del Interior.

Entretanto, la ministra de Justicia cedió en gran medida ante la urgencia de sus colegas de gabinete. En el contexto de la serie de homicidios a inmigrantes, cuya autoría neonazi fue dada a conocer en noviembre de 2011, y a la luz de las numerosas fallas de los servicios secretos alemanes en investigar apropiadamente las conexiones entre los asesinatos y la red de neonazis, la nueva central de recolección de datos está concebida como una de las armas principales en la lucha contra el terrorismo de derecha.

El Gobierno alemán quiere que la Policía, la Oficina Federal de Protección de la Constitución, así como la inteligencia del Ejército, compartan información sobre extremistas de derecha en dicha base centralizada. Las bases de datos que existen hoy sólo son alimentadas y utilizadas por la Policía.

Autoridades, obligadas a informar

La nueva central de datos contendrá, por tanto, mucha más información que la anterior, y estará a disposición de un círculo más amplio de usuarios. Quienes desarrollaron la propuesta de crear una base centralizada sostienen que, por medio de ella, será posible reconocer anticipadamente a grupos de extrema derecha y, por ende, seguir sus los pasos para evitar que cometan delitos.

El grupo terrorista de derecha que se dio a conocer como Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU, por sus siglas en alemán), al que se atribuye la responsabilidad de los 10 homicidios y otra serie de crímenes a lo largo de una década, pudo permanecer en las sombras, aparentemente, gracias a las fallas en la comunicación entre los diferentes organismos de seguridad. Los servicios de inteligencia de los 16 Estados alemanes, por ejemplo, no tenían la obligación, hasta el momento, de informar sobre sus investigaciones al organismo nacional, la Oficina Federal de Protección a la Constitución. A partir de ahora, todas las agencias de inteligencia que participen de la central de datos de neonazis tendrán la obligación de compartir la información que posean.

No podrá registrarse a todos los neonazis

Jefe de la Oficina Federal de Investigaciones, Jörg Ziercke.

Jefe de la Oficina Federal de Investigaciones, Jörg Ziercke.

De acuerdo con la propuesta, sólo se registrará en la central a quienes se considere allegados o pertenecientes a un grupo terrorista, a aquellas personas que fueron halladas culpables de actos de violencia con un trasfondo de extrema derecha, o a quienes convoquen a llevar a cabo actos de violencia. Los datos de neonazis que no sean considerados potencialmente violentos no se registrarán en la central.

Informaciones personales como el nombre, la edad, el lugar de proveniencia y el estado civil se archivarán en forma centralizada, así como los datos de posesión de vehículos, armas y cuentas bancarias.

El presidente de la Oficina Federal de Investigación Criminal, Jörg Ziercke, calificó a la base de datos de neonazis como “punto central de información” del Centro de Defensa contra el Terrorismo de Derecha, fundado en diciembre de 2011, que coordina a todas las agencias de seguridad – tanto las de los Estados como la Oficina Federal de Protección de la Constitución de Alemania.

La nueva base de datos centralizada no se basará en recoger información sobre la forma de pensar de la gente, subrayó Ziercke. Y no se ingresarán datos de personas sólo por meras suposiciones, dijo.

Para aumentar su eficacia, las autoridades alemanas también podrán intercambiar informaciones con organismos de otros países, añadió el presidente de la Oficina Federal de Protección a la Constitución, Heinz Fromm.

Solo el partido alemán La Izquierda está en contra

Presidente de la Oficina Federal de Protección a la Constitución.

Presidente de la Oficina Federal de Protección a la Constitución.

El partido alemán La Izquierda dijo estar en contra de la propuesta. Según ellos, tanto los servicios de inteligencia como la Protección a la Constitución “cuentan con suficientes instrumentos y atribuciones como para combatir el terrorismo de derecha”, manifestó Jan Korte, experto de La Izquierda en política interna. Y señaló que el hecho de que se limiten los derechos fundamentales de los ciudadanos simplemente porque los servicios secretos fallaron en cumplir correctamente con su función era “la admisión de su fracaso”.

Los otros partidos en el Parlamento alemán no presentaron objeciones, por lo cual se da casi por seguro que el proyecto de ampliación de las atribuciones de los organismos de seguridad contará con una amplia aceptación parlamentaria.

Elogios y críticas de expertos en protección de datos

Peter Schaar, el delegado federal para la Protección de Datos y la LIbertad de Información, alabó, por un lado, que la recolección de datos en el fichero de neonazis tenga, en principio, un plazo limitado hasta comienzos de 2016 y se someta a prueba la efectividad del proyecto. Por otro lado, el especialista manifestó que crítica a la "creciente concentración informática" de datos de la Policía y los servicios de inteligencia sigue en pie.

Autor: Marcel Fürstenau/ Cristina Papaleo
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda