1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Germanwings: cronología de la tragedia

Con un acto ecuménico celebrado en la catedral de Colonia se recordó a las víctimas de la tragedia del vuelo 4U9525 de Germanwings. Casi 4 semanas después, muchas interrogantes siguen abiertas. Un recuento de los hechos.

La caída

El 24 de marzo, el avión de Germanwings que cubría la ruta Barcelona- Düsseldorf cayó sobre los Alpes franceses. Ochos minutos duró el descenso del Airbus A320, hasta que se estrelló en las montañas, al este de la localidad de Le Vernet. Las 150 personas que iban a bordo murieron. Las causas de la tragedia no se conocieron de inmediato.

La sospecha

Un día después, el 25 de marzo, la fiscalía de Marsella emprendió una investigación por homicidio culposo. El 26 de marzo, el fiscal Brice Robin manifestó una terrible sospecha: el análisis de la grabación de la cabina del Airbus indicó que el copiloto, Andreas Lubitz, había provocado intencionalmente la caída de la nave, tras haber impedido el regreso del capitán del vuelo a la cabina del piloto. Casi cuatro semanas más tarde, aún no están claros los móviles de Lubitz. Todavía no se cuenta con el informe preliminar sobre el transcurso detallado del vuelo.

Duelo en Haltern.

Duelo en Haltern.

El duelo

Las víctimas de la tragedia aérea provenían de 21 países. La mayoría era de Alemania, donde las banderas ondearon a media asta del 25 al 27 de marzo. Al día siguiente del desastre, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Francois Hollande, y el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, visitaron el centro de operaciones de los equipos de búsqueda, en Seyne-les-Alpes. Muchos familiares de las víctimas viajaron también a los Alpes franceses. Germanwings abrió en Marsella un centro de asistencia para los deudos. Entre los pasajeros del avión se contaban también 16 escolares y dos profesoras de una escuela de Haltern, en Renania del Norte Westfalia. El 27 de marzo se llevó a cabo en esa localidad un oficio religioso, al que también asistió el presidente alemán, Joachim Gauck.

La búsqueda

Cerca de mil efectivos de la policía, la guardia de montaña y otras unidades fueron enviados al lugar del desastre. El 4 de abril habían encontrado ya pruebas de ADN de la totalidad de los muertos. Entretanto también se ha trasladado casi el 80 por ciento de los restos del avión a un recinto en Seyne-les-Alpes. Dentro de dos o tres semanas han de concluir las labores de búsqueda.

Ardua labor en los Alpes.

Ardua labor en los Alpes.

La enfermedad

El 27 de marzo, los investigadores dieron a conocer que se encontraron licencias médicas rasgadas en el domicilio de Andreas Lubitz. De acuerdo con ello, el copiloto debería haber estado de baja médica el día de la catástrofe. Ya previamente se había especulado sobre una dolencia psíquica de Lubitz, quien habría estado en tratamiento por depresiones y peligro de suicidio. Lo anterior fue confirmado oficialmente el 30 de marzo. No obstante, en opinión de varios psicólogos, una depresión no basta para explicar lo ocurrido. En Alemania se desata un debate sobre el secreto médico.

La caja negra

El 2 de abril fue hallada la caja negra del avión. Los datos allí registrados avalan la tesis de la caída intencional. De acuerdo con ellos, el copiloto Andreas Lubitz inició el descenso premeditadamente y luego aceleró varias veces.

Las consecuencias

Las líneas aéreas alemanas establecen el 27 de marzo una regla según la cual, durante el vuelo, no puede haber solo un piloto en la cabina. Además, las empresas aeronáuticas estudian modificaciones al mecanismo de cierre de las puertas de las cabinas de mando de los aviones. El 7 de abril, la asociación de médicos de aviadores pide una reforma de las pruebas para determinar que una personas está en condiciones de pilotear, para volverlas más estrictas. El 13 de abril, la federación internacional de pilotos, Ifalpa, criticó que se sacaran conclusiones precipitadas de las investigaciones del accidente.

DW recomienda