1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Gauck reconoce la complicidad alemana en el genocidio armenio

Utiliza por primera vez el término "genocidio", lo que supone un significativo cambio en la postura mantenida hasta ahora por Alemania.

El presidente alemán, Joachim Gauck, reconoció hoy (23.04.2015) el genocidio armenio y la responsabilidad de Alemania en lo ocurrido como aliado del Imperio Otomano, por primera vez en un representante de su país. "El destino de los armenios es parte de la historia de exterminios masivos, limpiezas étnicas y deportaciones que marcaron tan terriblemente el siglo XX", afirmó Gauck en un oficio ecuménico en la catedral evangélica de Berlín, con ocasión del centenario de las expulsiones iniciadas en abril de 1915.

En la ceremonia, concelebrada por representantes de las principales iglesias cristianas y dedicada a las víctimas armenias, arameas, caldeas y griegas, Gauck aludió a la responsabilidad de Alemania en esos crímenes. "Fueron soldados alemanes los que participaron también en la planificación" de ese genocidio, dijo el presidente, quien insistió en que se trató de un operación "calculada", cuyo objetivo era el exterminio del pueblo armenio.

Cambio de postura alemana

"No se trata de sentar a nadie en el banquillo de acusados, sino de un reconocimiento de culpa" ya que sin ello no se logra la reconciliación entre los pueblos, añadió. La intervención de Gauck en la catedral precede a la declaración que mañana se prevé apruebe el Parlamento (Bundestag), consensuada por las filas gubernamentales -conservadores y socialdemócratas-.

El cambio de la postura alemana es significativo ya que es el máximo socio comercial turco en la Unión Europea. Francia, el Parlamento Europeo y el Papa Francisco también usaron el término, condenado por el presidente turco Tayyip Erdogan.

Canonización masiva de los "mártires" armenios

La Iglesia armenia canonizó hoy masivamente a las víctimas de las masacres cometidas hace cien años por el Imperio Otomano, declarándolos mártires. En la ceremonia, celebrada a cielo abierto en la catedral de Echmiadsin, cerca de Ereván, participaron el patriarca Karekin II, líder de los cristianos armenios, decenas de representantes de Iglesias cristianas, así como el presidente Sersh Sargsian.

Al final de la misa sonaron cien campanas, como símbolo de los cien años transcurridos desde las masacres que Armenia conmemora este viernes. Cientos de miles de armenios y numerosos invitados oficiales recordarán en una ceremonia en la capital armenia a los hasta 1,5 millones de víctimas de las masacres, que el gobierno armenio califica de genocidio.

Turquía, sucesora del Imperio Otomano, rechaza utilizar este término, considera que la cifra es exagerada y argumenta que murieron armenios y también turcos durante una guerra civil.

LGC (dpa / EFE / Reuters)