Garzón vuelve al banquillo, por investigar crímenes del franquismo | Europa | DW | 23.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Garzón vuelve al banquillo, por investigar crímenes del franquismo

El juez que persiguió a Augusto Pinochet y a los ex represores argentinos será juzgado por investigar los crímenes del franquismo.

default

Garzón se enfrenta a 20 años de inhabilitación, es decir, al final de su carrera en la judicatura.

La suerte ya está echada para el juez español Baltasar Garzón en el juicio por las escuchas del "caso Gürtel", la trama de corrupción masiva que salpica al Partido Popular de Mariano Rajoy desde hace tres años. Y mientras este proceso quedó visto para sentencia la pasada semana, Garzón vuelve al banquillo de los acusados del Tribunal Supremo español este martes (24.01.2012). Allí arranca un segundo juicio, que compromete la imagen de la Justicia española en el mundo.

El juez que persiguió a Augusto Pinochet y a los ex represores argentinos será juzgado por investigar los crímenes del franquismo. A sus 56 años y suspendido desde hace casi dos de sus funciones como juez instructor de la Audiencia Nacional española, Garzón se enfrenta a 20 años de inhabilitación, es decir, al final de su carrera en la judicatura, viviendo personalmente la paradoja de que hayan sido asociaciones ultraderechistas las que lo han sentado en el banquillo en un juicio en el que la fiscalía pide su absolución.

"Es un honor sentarme en el banquillo por investigar el franquismo", dijo Garzón hace unos meses. Las asociaciones de recuperación de la memoria histórica llevan tiempo celebrando actos y emitiendo comunicados de apoyo al juez, al que defienden como el único que escuchó a las víctimas del franquismo.

Candidato a Nobel de la Paz, por investigar dictadura argentina

Baltasar Garzon auf dem Weg zum Gericht

Garzón se enfrenta a 20 años de inhabilitación, es decir, al final de su carrera en la judicatura.

Candidato al Premio Nobel de la Paz por su persecución a los ex represores del régimen militar en Argentina (1976-1983), el magistrado está acusado de haber ignorado intencionadamente la Ley de Amnistía de 1977 cuando en 2008 se declaró competente para investigar la desaparición de más de 100.000 personas durante la guerra civil (1936-1939) y la posterior dictadura (1939-1975).

En esa investigación acusó al dictador Francisco Franco y a 44 ex altos funcionarios de su régimen, todos ya muertos, de crímenes de lesa humanidad. Estaba llamada a convertirse en un hito en la carrera de Garzón, pero la causa del franquismo acabó diluyéndose porque el magistrado tuvo que inhibirse en favor de los juzgados territoriales, obligado por la fiscalía.

Los apoyos a Garzón en este juicio no sólo han llegado desde dentro de la propia España, que según recalcan algunos historiadores y expertos aún no ha conseguido enfrentarse a su pasado. Amnistía Internacional considera "escandaloso" que el magistrado "sea juzgado por buscar la justicia, la verdad y la reparación para las víctimas y los familiares de una violación masiva de derechos humanos".

¿Contra la independencia judicial?

Juristas internacionales y miembros de organizaciones de defensa de derechos humanos asistirán como observadores internacionales a un proceso que, según sostienen, afecta a la independencia judicial. "Es la primera vez que se procesa a un juez por defender los derechos humanos; la primera vez en la Unión Europea que un juez es sometido al derecho penal por defender derechos humanos y perseguir crímenes internacionales", manifestó el jurista estadounidense Redd Brody, representante de Human Rights Watch.

"La obligación de España y de cualquier Estado es perseguir cualquier violación de derechos humanos y no se puede juzgar a ningún juez por hacerlo", dijo por su parte el consejero jurídico de Amnistía Internacional, el argentino Hugo Relva. "Los crímenes de guerra o de lesa humanidad no pueden ser amnistiados".

"Jamás puede considerarse como delito la investigación de violaciones de derechos humanos, aun si para ello es necesario dejar de lado una ley de amnistía u otras normas relativas a prescripción de los delitos", señaló Amnistía Internacional en una declaración dada a concoer en vísperas del juicio. La organización de defensa de los derechos humanos urgió a las autoridades españolas a centrar sus esfuerzos "en revelar la verdad de los millares de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y actos de tortura cometidos durante el franquismo y en proporcionar reparación plena a las víctimas y a sus familias".

Baltasar Garzon

Mientras se decide su suerte, Garzón trabaja temporalmente como asesor del fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), el argentino Luis Moreno Ocampo.

¿Contra el principio de justicia universal?

En la mente de los observadores de la comunidad jurídica internacional está el principio de justicia universal, que en el pasado permitió a la Audiencia Nacional española enjuiciar crímenes cometidos por algunas dictaduras, como la argentina o la chilena, pero también por gobiernos democráticos, y que creó problemas diplomáticos a España en algunos casos.

Desde 2009, ese principio se encuentra limitado por una serie de medidas pactadas por los dos grandes partidos españoles, el PP y el PSOE, y aprobadas en el Parlamento español. La persecución judicial de Garzón por el caso del franquismo comenzó cuando, ese año, el Tribunal Supremo admitió a trámite la querella contra él presentada por el autodenominado sindicato Manos Limpias, una organización de ultraderecha que no cuenta con representación oficial en ningún centro de trabajo en España y está liderada por Miguel Bernad, ex dirigente de Fuerza Nueva, otra formación de extrema derecha.

A Manos Limpias se unió la organización Libertad e Identidad. Y posteriormente presentó otra querella Falange Española de las JONS, heredera del partido único sobre el que se asentó la dictadura de Franco, si bien fue expulsada despúes de un proceso en el que ha habido muchas controversias. Una de ellas se desarrolló en torno a la actuación del juez instructor Luciano Varela, que ha formado parte del tribunal que juzgó la semana pasada a Garzón por las escuchas ordenadas por el magistrado en el "caso Gürtel".

La defensa de Garzón intentó varias veces y sin éxito apartar a Varela del juicio por "Gürtel". En su día, Varela apuntó a Manos Limpias y Falage Española de las JONS las correcciones que debían hacer en sus escritos para que éstos pudieran ser admitidos y no fueran declarados nulos.

Los procesamientos de Garzón han sido interpretados por un sector de la izquierda española como un intento de apartar de la judicatura a un magistrado progresista que se ha granjeado enemigos a lo largo de su carrera al atreverse con casos que otros compañeros no quisieron abordar y por su gusto por la notoriedad mediática (dpa).

Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda