1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

G-7: buscando salida a la crisis

El G-7 acordó un paquete de medidas conjunto para mejorar la transparencia del sector financiero y fortalecer la capacidad de resistencia del sistema financiero global a largo plazo.

default

G-7 en las entrañas del Departamento del Tesoro estadounidense.

Los ministros de Economía y gobernadores de los bancos centrales de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Italia, Francia, Alemania y Japón reunidos en Washington se concentraron en evaluar la crisis financiera internacional y pidieron la revisión de algunas de las normas que regulan los mercados financieros a nivel mundial para responder a la crisis.

Reconocieron que las turbulencias en los mercados financieros mundiales son un desafío más prolongado de lo que habían anticipado. Para responder a ellas quieren apoyar el plan elaborado por el Foro de Estabilidad Financiera, que contiene medidas para aumentar la transparencia de los mercados, el control de los principales bancos del mundo y una mejor gestión del riesgo. Además, resaltaron la importancia de la acción coordinada de los bancos centrales para evitar trastornos en los mercados.

G7 Zentralbank, Gipfel in Washington (freies Bildformat)

Ministros de Finanzas de izquierda a derecha, James M. Flaherty de Canadá, Christine Lagarde de Francia, Peer Steinbruck de Alemania, Henry M. Paulson de EE.UU., Tommaso Padoa-Schioppa de Italia, Fukushiro Nukaga de Japón, Alistair Darling de Gran Bretaña y Jean -Claude Juncker del Eurogrupo frente al Departamento del Tesoro en Washington.

Plazo de 100 días

No se habló sobre la posibilidad de usar fondos públicos para rescatar a los bancos más afectados por la crisis, que -según el Fondo Monetario Internacional (FMI)- podría ocasionar pérdidas por valor de casi un billón de dólares. Sin embargo demandaron que en los próximos 100 días los bancos informen sobre su nivel de pérdidas y de riesgos, como se pide en el informe del Foro, que está integrado por representantes de bancos centrales e instituciones como el FMI y el Banco Mundial.

El plan elaborado por ese grupo también contempla una revisión urgente de las normas contables internacionales y de los códigos de conducta de las agencias de evaluación de riesgo.

El G-7, el club de países más industrializados, también señaló que para finales de año los reguladores internacionales deberían elevar los requisitos de capital para los productos financieros complejos que han resultado más riesgosos de que lo que se creía.

En el terreno macroeconómico, reconocieron que las perspectivas económicas mundiales han empeorado, en vista de la "debilidad" en el mercado inmobiliario residencial de Estados Unidos, la tensión en los mercados financieros mundiales, el impacto internacional de los altos precios del petróleo y las materias primas, y las presiones inflacionarias y advirtieron que los países emergentes no son inmunes a las fuerzas mundiales.

Tibio consuelo

El Ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrück y el presidente del Banco Central alemán, Axel Weber, se esforzaron por inyectar optimismo y hablaron sobre un pronto fin de la crisis financiera. Steinbrück indicó que no existe motivo para desaliento y sostuvo que la crisis financiera ha perjudicado a Alemania mucho menos que a otros países.

Weber por su parte hizo hincapié en que la carga internacional sobre los bancos asciende como consecuencia de la crisis financiera para el 2007 y el primer trimestre de 2008, en base a los avisos obtenidos hasta el momento, a cerca de 225 mil millones de dólares, lo que resulta un monto horrendo, pero mucho menor de los que muchos pronosticaban.

“Hay que agregar además, que Alemania se encuentra visiblemente detrás de Estados Unidos y Suiza en el tercer lugar. Para Alemania se trata de cerca de un 10 por ciento de las cargas globales, es decir cerca de 30 mil millones de dólares”, dijo Weber, quien descartó que los pronósticos por encima de este monto sean realistas.

DW recomienda