“Gólgota Picnic”: el escándalo vuelve al teatro | Cultura | DW | 24.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

“Gólgota Picnic”: el escándalo vuelve al teatro

La controversia persigue a “Gólgota Picnic”, el montaje teatral del dramaturgo hispano-argentino Rodrigo García. La pieza se presentó en Hamburgo entre protestas para que la función fuera cancelada y la obra, prohibida.

default

El teatro tomó inusuales medidas de seguridad como respuesta a amenazas recibidas vía e-mail.

Nadie en Alemania había visto la obra teatral Gólgota Picnic hasta este lunes (23.1.2012). De ahí que quepa atribuir la mezcla de curiosidad e indignación con que el montaje fue recibido en territorio germano a las sonoras controversias que éste generó hace algunas semanas en Francia y Austria. La pieza del dramaturgo hispano-argentino Rodrigo García se estrenó en el teatro hamburgués Thalia Gaußstraße con entradas agotadas, mientras un grupo de manifestantes protestaba afuera para que la función fuera cancelada.

Thalia Theater Hamburg Gaußstraße

El teatro Thalia Gaußstraße, en Hamburgo.

De entre los críticos acérrimos de Gólgota Picnic sobresalieron por su militancia los representantes de la Hermandad Sacerdotal San Pío X, la misma congregación de católicos tradicionalistas que dio pie a su propio escándalo hace dos años, cuando se reveló que el obispo Richard Williamson –una de sus figuras más prominentes– había negado el Holocausto públicamente en repetidas ocasiones. El descubrimiento tuvo serias repercusiones porque el Papa Benedicto XVI había revocado la excomunión de sus ministros poco antes.

Esta fraternidad amenazó con demandar al teatro Thalia por incitar el odio hacia los cristianos, si exponían al público alemán al contenido “blasfemo” de la pieza. El Centro Dramático Nacional de Madrid y el Théâtre Garonne de Toulouse, las compañías que trajeron la obra de García al país, describen el montaje como uno que acentúa la brutalidad de imágenes y símbolos del catolicismo y la cultura occidental para cuestionar las supuestas virtudes de la sociedad de consumo y el rol de la religión como presunta enemiga de la maldad.

Theaterstück Golgota Picnic Thalia Theater Hamburg

Una de las escenas más polémicas de la obra teatral.

Mensajes perturbadores

En Gólgota Picnic, el demonio se percata de su propia insignificancia al constatar que no puede enseñarle nada nuevo a la Humanidad; ella parece haber aprendido sola a destruir ciudades y a acabar con pueblos enteros. La Última Cena tiene lugar entre grotescas pilas de hamburguesas y el Jesús crucificado es interpretado por una mujer semidesnuda, protegiendo su cabeza de la corona de espinas con un casco de motorizado, mientras un pianista toca Las siete últimas palabras de Cristo en la cruz de Haydn como dios lo trajo al mundo…

“¿Que cuál es el motivo de esta polémica? El motivo de esta polémica es la burla de la que son objeto la cruz y nuestro Señor, Jesucristo, así como las intolerables imágenes mostradas. El contenido de la obra y la presentación de ese contenido, todo eso es problemático”, dijo a Deutsche Welle el padre Alois Brühwiler, quien lideró la protesta frente al teatro Thalia Gaußstraße con proclamas y canciones. Alrededor de cincuenta personas atendieron al llamado de la orden San Pío X y manifestaron pacíficamente su rechazo a Gólgota Picnic.

Theaterstück Golgota Picnic Thalia Theater Hamburg Protst Piusbruderschaft Alois Brühwieler

En la imagen, el padre Alois Brühwieler (i), de la Hermandad Sacerdotal San Pío X.

Dentro del teatro se tomaron inusuales medidas de seguridad como respuesta a amenazas veladas recibidas vía e-mail por sus autoridades. En un comunicado publicado el 16 de enero se explicó que algunos de los 400 correos electrónicos que inundaron sus buzones –“una iniciativa espoleada por círculos radicales, conservadores y fundamentalistas”, según la directiva de Thalia– contenían frases perturbadoras en las que se les sugería, de una u otra manera, solicitar suficiente vigilancia policial para la noche del 23 de enero.

¿Mucho ruido, pocas nueces?

Cuando Gólgota Picnic fue presentada en París el 8 de diciembre de 2011, más de 800 policías estuvieron a cargo de la seguridad del teatro, mientras cientos de personas protestaban con pancartas que rezaban “¡Basta de cristianofobia!”. En Hamburgo, aunque había carros policiales apostados discretamente a una cuadra del teatro, sólo un puñado de agentes velaba por el orden en las inmediaciones del Thalia Gaußstraße. ¿Mucho ruido, pocas nueces? Aparte de la orden San Pío X, nadie más parece interesado en echarle leña al fuego.

Der Intendant des Thalia Theaters, Joachim Lux

Joachim Lux, intendente del teatro Thalia.

Andreas Steiner, portavoz de ese grupo católico, escribió una carta abierta al alcalde de Hamburgo, Olaf Scholz, señalando que el intendente del teatro Thalia, Joachim Lux, cometía un delito al no tomar en consideración la sensibilidad religiosa de los cristianos en Alemania.

Sin embargo, el tribunal administrativo de la ciudad hanseática rechazó este mismo lunes (23.1.2012) la solicitud introducida por la fraternidad para que la obra fuera prohibida. El veredicto: la pieza teatral no limita la libertad individual del demandante de practicar su religión.

¿Qué opina el autor de Gólgota Picnic de todo esto? Rodrigo García no asistió al estreno de su montaje en Alemania ni contestó las preguntas que Deutsche Welle le hizo vía Internet. “Rodrigo ya no ofrece entrevistas”, aseguró Florie Bounet, de Théâtre Garonne, una de las compañías con las que trabaja el director hispano-argentino.

Autor: Evan Romero-Castillo
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda